×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
18 Junio 2018 04:00:00
Sarcasmos
FUTBOL

Para contradecir mi admisión de que el soccer me aburre, el Jártur me envía la foto de una frondosa rubia (tampoco me gustan las rubias, prefiero mil veces a las morenas, ninguna alusión al partido político). Se llama Fernanda Colombo, es brasileña de 25 años y será la primera mujer de la historia en arbitrar un partido de Copa del Mundo como juez de línea (las curvas también son líneas). Marián tiene también 25 y me gusta muchísimo más que doña Fernanda (como me pasaba con la volcánica Claudia Cardinale sobre la deslavada Marilyn Monroe). Por cierto, por tercera vez, un Mundial de Futbol supuestamente será jugado en México en el 2026. Lo malo es que sólo se disputarán en nuestro país 10 de los 80 partidos, con otros 10 en Canadá y 60 en EU. Un truco más de los globalistas, que quieren imponer su espectro de América del Norte (presidido por su alfil Justin Trudeau, por supuesto) al mismo tiempo que se les desmorona su otro engendro regional, la Unión Europea. ¿Cómo tomará Trump este nuevo embate trasnacional? ¿O “Make America Great Again” incluye a Canadá y México? Por lo que se perfila del TLC, no lo parece. Así que lo más probable es que este nuevo sueño de los globalistas de la FIFA se quede sólo en eso, un mal sueño, y truene a media cancha, antes de llegar a la portería contraria. Traducción: el Mundial de Norteamérica no va a suceder.

PANAMÁ

Me cuenta el Manuel: “Ayer me reuní aquí en Zurich con un empresario italiano (edad 40 años, estuvo en Moscú con Goldman Sachs, ganó una fortuna... ‘right man at the right place’). Ahora invierte en inmuebles y terrenos en Puerto Rico y Panamá. En Panamá, me dice, ‘mis clientes son , entre otros, miembros de la blockchain community. Mucha gente ganó muchos millones en esta última ola de criptomonedas y necesitan invertir en algo solido’. O sea, el italiano les vende terrenos en la parte norte de Panamá, donde se está construyendo mucha infraestructura. Los terrenos valen 10 dólares el metro y la gran ventaja de Panamá es que NO HAY PARTIDOS DE IZQUIERDA, que es la gran tragedia de Latinoamerica (palabras de él; está harto de izquierdas, las hay en Italia y luego vivió en Rusia, Venezuela y Nicaragua). Además, Panamá está dolarizada y crece a 7% anual. Muchos americanos retirados viven allá. Los chinos están construyendo trenes. El Canal pone a Panamá en un lugar especial. Y los impuestos a pagar en Panamá son bajos. La recomendación es que el 10% de cuanto ganes debe ir a inversiones seguras: real estate”.

A IMAGEN Y SEMEJANZA

En junio-julio de 1990 escribí la novela A imagen y Semejanza (me la publicó Siglo XXI en 1992) a partir de la declaración de mi paisano Enrique Jackson, entonces líder del PRI del DF, de que el PRI iba a barrer en la elección de 1991, independientemente de sus candidatos. “El paraguas del PRI es el que va a ganar, llámense como se llamen los candidatos”, dijo. Y en efecto, así fue: el PRI ganó por goliza (en la CDMX ganó en las urnas las 40 diputaciones en juego, de modo que el número uno de la lista plurinominal, Marcelo Ebrard, se quedó chiflando en la loma). Pero sería la última vez, según yo. En adelante, los nombres de los individuos comenzarían a pesar más que las siglas del partido que los cobijara. Con esa tesis escribí la novela (la primera en México de mercadotecnia política), pero como era una noción abstracta, para efectos literarios la envolví en una trama inventada que la realidad rebasó con el sainete del asesinato de Colosio (esa es otra historia). ¿Y quiénes están hoy en la lucha? Todos lo saben: Meade, AMLO, Anaya y “El Bronco”. ¿Qué siglas respaldan a cada uno? No todos responderían correctamente.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2