×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
26 Junio 2018 04:00:00
Sarcasmos
PREMIOS STELLA

Me dice el Nacho: “En el fondo, el problema de nuestro sistema (jurídico) es que desprotege a la víctima, en tanto en el sistema estadunidense del common law, en ocasiones, pocas, muy pocas, surgen los ejemplos a que aluden los Premios Stella. Internet: ‘Stella Awards es un proyecto de This is True® –una columna semanal de comentarios sobre asuntos grotescos-pero-ciertos tomados de fuentes legales de todo el mundo, aderezados con observaciones irreverentes por el humorista Randy Cassingham. También se indica que el último premio se otorgó en 2007. Esto lo puedes ver en: http://www.stellaawards.com/”.

OTROS COMENTARIOS

“Verdaderas joyas esos Stella Awards. Ponen en evidencia que la industria de las demandas por daños, solapadas por juzgadores tan inconcebibles cuanto impresentables, representan un filón inagotable para los ambulance chasers. Ojalá que nuestro sistema judicial, en su afán de modernidad y eventual creatividad (además de sus ya conocidos defectos), no se contagie”.

Otro: “¿Es mejor nuestro sistema (jurídico) que le da centavos a las víctimas, al grado de que nadie demanda a pesar de caerse en una alcantarilla sin tapa y causarse severos daños en la columna? ¿Para qué demandar si en el mejor de los casos y después de tres instancias, y años de litigio y una fuerte suma de honorarios legales, la víctima recibe unos cuantos pesos? Es fácil criticar a los gringos, pero difícil aceptar nuestras faltas.

Hay que reconocer, sin embargo, que una de las principales razones por la que a veces se emiten cuantiosas sumas por daños, se debe a un sistema de jurado popular (que es fácil enternecer y tocar sus fibras de resentimiento), que aquí no tenemos”.

SANTIDAD DE LA VIDA

Me pregunto si el psicópata criminal Lyev Davidovich Bronshteyn (alias León Trotsky, tan radical que llegó a tildar a Lenin de “jefe del ala reaccionaria del partido”) aprobaba esta frase suya cuando el feroz piolet de Ramón Mercader penetraba hondamente en su cerebro: “Debemos poner fin de una vez por todas a esa palabrería cuáquera-papista sobre la santidad de la vida humana”.
 
ASÍ SOMOS

Me dice un queridopaisano: “Hace algunos días, en un congreso de ingenieros electromecánicos, escuché el siguiente comentario de uno de ellos: ‘Nunca había estado en Mazatlán. Está bonito pero desgraciadamente la contaminación auditiva es terrible. No hay manera de que yo vuelva por allá’”.

‘UN DESMADRE’

A propósito de despapayes, a la Eugenia le tocó fungir como escrutadora de su casilla. A ella la conocemos desde hace años y nos consta que tiene un IQ muy por encima del promedio. Nos dice que la labor de llenado de actas es “un desmadre” por la multiplicidad de partidos, alianzas, candidatos, contabilidades y criterios (que además pueden cambiar en cualquier momento de aquí al domingo… y después, supongo; por ejemplo, poner AMLO es válido pero poner PEJE, no… por ahora). Y si Eugenia se declara confundida, no me quiero ni imaginar el margallate que se va a armar en la casilla de Turicato. Yo fui presidente de casilla en el 2000 (cuando, ahora sabemos, ya Fox había sido “palomeado” por el Olimpo global, y Zedillo y Labastida avisados de que el PRI tenía que perder en esa ocasión; no sabemos qué tan “planchadas” estén hoy las cosas; incluso hay rumores de posibles injerencias externas). Entonces, en el 2000, todo fue mucho más sencillo, mi equipo fue una maravilla de precisión, y aun así yo fui entregando mi documentación al centro electoral hacia las 11 de la noche. Imagínate ahora: ¿conflicto poselectoral garantizado? De por sí estos comicios amenazan ser los más tensos de la historia reciente ¡y los enredan más todavía! Estos del sistema “democrático” (partidos políticos ambiciosos, INE soberbio, Trife pillastre, Fepade miope y demás abejorros zumbones de nuestra picaresca electoral) de veras que le están buscando chichis a las hormigas. En fin, ojalá todo logre desenredarse con un mínimo de complicaciones.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2