×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
19 Septiembre 2018 04:00:00
Sarcasmos
INFLACIÓN

Para empezar, llaman “inflación” a su consecuencia (el alza de los precios) y no al fenómeno (exceso de emisión monetaria, causa del alza de los precios, que es un mero efecto). Y dizque lo miden con el índice de precios al consumidor (IPC). Pero resulta que la forma de calcular ese indicador la han cambiado (en EU y sus espejos como el mexicano Inegi) al menos 14 veces desde 1980. Y como explica John Williams, de ShadowStats, esos cambios siempre están orientados a reducir las lecturas de la inflación (manipularlas a la baja, pues). ¿Cuánta confianza puede inspirar una “medida” que se ha modificado, en promedio, cada 2.7 años y en cada caso se cambió para producir una cifra de inflación inferior a la fórmula anterior? Como mínimo, la medida sería cuestionable; como máximo, demuestra claros sesgos estadísticos, manipulación e inexactitud. En cambio, Williams usa la misma metodología de inflación que se usó en 1980. En otras palabras, usa la fórmula que existía antes de que los funcionarios del gobierno comenzaran a jugar con ella. La diferencia es enorme: la lectura del IPC en julio fue del 2.9%, por ejemplo, pero el IPC alternativo de ShadowStats fue de 10.75%. ¿Cuál crees que es más preciso? El precio promedio del gas por sí solo ha aumentado un 17% desde 2017, pero la lectura del IPC subyacente excluye los costos de alimentos y energía. ¿Han aumentado realmente los costos de la universidad y la atención médica a menos del 3%? No sé ustedes, pero mi experiencia, definitivamente está más en línea con los cálculos de Williams.
 
OPTIMISMO INDESTRUCTIBLE

Tengo un amigo que se pitorrea de mí desde hace años porque dice, con toda razón, que yo siempre ando augurando colapsos que nunca se cumplen, mientras él se la vive sin preocupaciones, siempre optimista. Estas dos formas de enfocar la vida es vieja y la protagoniza el libro atribuido a Voltaire. Wikipedia: “Cándido, o el Optimismo (título original en: Candide, ou l’Optimisme) es un cuento filosófico publicado por Voltaire en 1759. Voltaire nunca admitió abiertamente ser el autor de la controvertida obra, la cual está firmada con el seudónimo Monsieur le docteur Ralph (literalmente, ‘el señor doctor Ralph’). La obra narra, desde un punto de vista sardónico, las peripecias del protagonista Cándido en su primer encuentro con el precepto del optimismo leibinziano de que ‘todo sucede para bien en este, el mejor de los mundos posibles’ y en una serie de aventuras subsecuentes que refutan de forma dramática el famoso precepto a pesar del obstinamiento con el que el personaje se aferra a este. La novela satiriza la filosofía de Leibniz, y es un muestrario de los horrores del mundo del siglo XVIII. En Cándido, Leibniz está representado por el filósofo Pangloss, tutor del protagonista. A pesar de observar y experimentar una serie de infortunios, Pangloss afirma repetidamente que ‘tout est au mieux’ (‘todo sucede para bien’) y que vive en ‘le meilleur des mondes possibles’ (‘el mejor de los mundos posibles’)”.

VOLTAIRE Y CÁNDIDO

“François Marie Arouet, también conocido como Voltaire, escribe en esta obra el curso de su vida. Aunque no es una autobiografía, sí se analiza la evolución psicológica del héroe Cándido y se compara con la evolución de su autor, se puede concluir que este último refleja en el libro su carrera como filósofo, desde Mondain, que fue su primera obra, en la que hace gala de bastante optimismo, hasta Cándido, su última obra, donde demuestra su pesimismo moderado. Este pesimismo se basa en la tesis de Voltaire ‘Il faut cultiver notre jardín’ (‘hay que cultivar nuestro jardín’.) Con esto se refiere a que el mundo tal cual nunca cambiará, y que es imposible cambiarlo, pero si nos preocupamos de lo que nos rodea más íntimamente, podemos hacer por lo menos nuestra vida más próspera”. Que es exactamente lo que yo procuro hacer.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2