×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
28 Septiembre 2018 04:00:00
Sarcasmos
CORRECCIÓN POLÍTICA

Doug Casey sobre esta tendencia aberrante, disfrazada, como tantas tendencias totalitarias, de “equidad” (a huevo, claro): “Lo que la gente de la ‘corrección política’ está haciendo es que no quieren ver a personas identificadas por su sexo de nacimiento. Preferirían que las personas ‘se identifiquen’ como cualquier ‘género’ (se supone que hay más de 40) al que sientan pertenecer. Puedes decir que eres quien piensas que eres. Y por extraño que parezca, simpatizo un poco con eso. Creo que deberías poder llamarte a ti mismo lo que quieras, hacer lo que quieras, decir lo que quieras, todo está bien. Y permitas que las personas te juzguen por la forma en que te identificas. Digamos que te sientes un dinosaurio hermafrodita que nació en Marte, si quieres. No me importa; es tu problema. Pero estos tipos de la ‘corrección política’ quieren legislar que las personas tienen que tratar a los psicológicamente afectados como si fueran normales. Quieren leyes y castigos que rijan lo que puedes y no puedes hacer y decir e incluso sentir. Quieren obligarte a respetar y pagar las fantasías de una minoría. Es realmente un cambio de rumbo de toda la cultura social del país. Es una tendencia muy inquietante. Es probable que termine en violencia. Creo que escuché por primera vez el término ‘corrección política’ utilizado en un show de Saturday Night Live alrededor de 1980. Pensé que era solo una broma. Pero resultó ser algo real, y ha estado ganando impulso, al menos durante las dos últimas generaciones. ¿Dónde va a terminar? No estoy seguro, pero es solo una termita más que devora los cimientos de la civilización occidental. Las personas que están de acuerdo con esto no solo están locas; son malvadas. Son las misma que apoyaron a Robespierre durante la Revolución francesa, a Lenin durante la Revolución rusa, a Hitler en la Alemania de los años 30 y a Mao en China. Es un cierto tipo de personalidad. Que el estadunidense promedio aún tolere este tipo de tonterías y lo trate con respeto es una mala señal. Los valores de la ‘corrección política’ se inculcan continuamente en los jóvenes que van a la universidad. Es otro error idiota que la mayoría de las personas comete por razones tanto económicas como filosóficas. Es una verdadera causa de pesimismo. Partes de la cultura están en el límite de la locura. Las palabras que usas controlan tu forma de pensar. Estas personas no tienen buenas intenciones, tienen malas intenciones. Intenciones destructivas. Se oponen a todas las cosas que, comenzando con la Antigua Grecia, hicieron a la civilización occidental única, y mejor que cualquier otra en la Tierra. Se oponen a los conceptos de individualismo, libertad personal, capitalismo, libertad económica, pensamiento libre y similares. Y comienza con el control de las palabras que usan. George Orwell lo señaló en 1984, donde creó ‘Newspeak’, que era una nueva versión del idioma que utilizaba todo tipo de palabras nuevas para cambiar la forma en que las personas piensan. Y para que les sea imposible pensar con claridad, porque las palabras fueron mal definidas intencionalmente, a menudo al contrario de los significados que realmente tienen. Esto es parte de la continua corrupción de la civilización occidental misma”.
 
YO NO SOY

Un sacerdote jesuita (seguramente teñido de budismo) me recomendó, para eliminar el insomnio, en vez de contar ovejas, repetirme:

Yo no soy mi cuerpo.

Yo no soy mi mente.

Yo no soy mis ideas.

Yo no soy mis emociones.

Yo no soy mis pensamientos.

Yo no soy mis pasiones.

Yo no soy mis convicciones.

Yo no soy mis sueños...

¿Entonces qué soy?

Eso que queda, eso soy.
 
TAMAÑOS

México tiene un área igual a la de 24 países europeos juntos: Alemania, Inglaterra, Hungría, Luxemburgo, Eslovenia, Chipre, Irlanda, República Checa, Lituania, Bosnia y Herzegovina, Bulgaria, Montenegro, Irlanda del Norte, Holanda, Dinamarca, Serbia, Portugal, Estonia, Suiza, Bélgica, Albania, Estonia, Austria, Macedonia, Eslovaquia.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2