×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
19 Octubre 2018 04:00:00
Sarcasmos
MI RAZA’

Trump apodó “Pocahontas” a una de su posibles rivales en 2020 (de ahí su obsesión por descalificarla), la senadora demócrata por Masachusets Elizabeth Warren (69, conserva el apellido de su primer marido, del que se divorció en 1978), que durante años ha dicho que tiene raíces en los “pueblos originarios de EU” (cheroqui y arapaho), a pesar de su apariencia de gringa deslavada. Según la prueba de ADN, ella tiene, en el mejor de los casos, 1/64 de ascendencia de nativos americanos (uno de los abuelos de su tatarabuelo), pero también podría ser 1/1,024. En términos de porcentaje, puede reclamar entre el 0.1% y el 1.56% de linaje nativo. El requisito mínimo para reclamar la membresía en la mayoría de las tribus nativas estadunidenses varía de 1/8 (12.5%) a 1/2 (50%). Las tribus más flexibles tienen un requisito mínimo de 1/16 (6%). O sea, la Warren tiene menos sangre india que casi cualquier mestizo mexicano y no califica para ninguna tribu. Y yo recuerdo algún programa de radio hace un par de décadas en que compartí la mesa con otros cuatro o cinco opinadores. Una de ella era Irma Serrano. El tema era el de moda en aquella época: esa farsa desestabilizadora de los globalistas coludidos con Manuel Camacho llamada “ejército zapatista”. La más caucásica de la mesa, de lejos, era doña Irma (piel blanquísma, ojos verdes, etc). Así que cuando se refirió a los zapatistas como “mi pueblo, mi raza”, todos en la mesa soltamos la carcajada. Fue una reacción irrespetuosa y no estuvo bien, lo reconozco, pero no pudimos evitarla. 
 
‘POLÍTICAMENTE CORRECTO’

“Según una reciente encuesta de las actitudes de los estadunidenses sobre diversos asuntos políticos y culturales, el 80% de los estadunidenses considera que la corrección política es un problema. Esto incluye vastas mayorías en cada grupo racial, incluidos los afroamericanos (negros). Sólo el subconjunto radical de activistas progresistas discrepa. ‘Tengo puntos de vista liberales, pero creo que la corrección política ha ido demasiado lejos’, dijo una mujer de 28 años catalogada como ‘liberal pasiva’. ‘Hemos llegado al punto en que todos se sienten ofendidos por la cosa más pequeña’. ‘Pienso que hay ciertas cosas que puedes decir o hacer que ofenden a las personas, pero también creo que nos hemos convertido en una sociedad que está ofendida por todo’, argumentó un ‘tradicional liberal’ de 30 años. ‘¿Por qué tenemos esta necesidad en los EU de etiquetar a la gente por apreciar una cultura? Se está volviendo ridículo’, dijo una mujer de 30 años de edad ‘Políticamente desconectada’. ‘Es algo bueno intentar no ofender a nadie. Es una buena idea tratar de respetar otras religiones, culturas y orientaciones. Pero siento que hemos atosigado a las personas hasta el punto de la náusea’, explica un hombre ‘moderado’ de 40 años de edad de Chicago. Según ‘Hidden Tribes: A Study of America’s Polarized Landscape’, los estadunidenses se dividen en siete amplias categorías: Activistas Progresistas (8%), Liberales Tradicionales (11%), Liberales Pasivos (15%), Desvinculados Políticamente (26%), Moderados (15%), conservadores tradicionales (19%) y conservadores devotos (6%). More in Common, el grupo detrás del estudio, fue fundado en memoria de Jo Cox, el parlamentario británico asesinado en el período rumbo al Brexit. Según ‘Hidden Tribes’, el 25% de los estadunidenses que constituyen conservadores tradicionales o devotos y el 8% que constituyen activistas progresistas están fuera de la corriente principal. Un total de dos tercios de los estadunidenses (67%) conforman una ‘mayoría agotada’, que ‘comparte una sensación de fatiga con nuestra conversación nacional polarizada, la voluntad de ser flexible en sus puntos de vista políticos y la falta de voz en la conversación nacional’. Casi todas estas ‘tribus’ consideran que la corrección política es un problema en la América moderna. En promedio, el 80% de los estadunidenses ve la corrección política como un problema. Solo los Activistas Progresistas la aprueban, e incluso el 30% de ellos la ven como un problema”.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2