×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
22 Octubre 2018 04:00:00
Sarcasmos
NUBES NEGRAS

¿Más pesimistas y más conspiranoicos que yo? Aunque no lo crean algunos de mis amigos, sí los hay. Y son muchos (más informados y/o visionarios que yo, supongo). James Howard Kunstler es uno de ellos. Lo demuestra su reciente artículo Feeling the Heat Yet? (reproducido en seguida, un poco recortado por razones de espacio).

CALORCITO SUICIDA

“La ‘leal oposición’ es el partido fuera del poder en una lucha política que se divide en dos facciones (asumiendo que la política todavía puede funcionar como tal, lo cual, al parecer, ya no puede). Esto permitió la regulación moderada de las condiciones cambiantes durante 200 años de una economía tecnoindustrial en rápida evolución que producía más beneficios año tras año mientras la población crecía y crecía.

“Gran parte de los Estados Unidos, especialmente los líderes políticos, asumen que este pletórico arcón de golosinas crecientes y más personas seguirán la tendencia para siempre. Están equivocados. Todo el mundo, hasta los más industrializados y cableados, se dirigen a la mayor contracción que jamás se haya visto. Lo único que ha pospuesto el reconocimiento de esta realidad es el despilfarrador préstamo de ‘dinero’ (crédito) tecleo de dígitos que dizque representan ‘riqueza’. Es pedir prestado al futuro para pagar la vida actual, en la suposición de que habrá suficiente actividad productiva futura para permitirle pagar sus préstamos con intereses. Obviamente, este no es el caso ahora, frente a la contracción de época, especialmente de energía asequible para mantener el ‘auge’.

LA QUEMA

“EU ha decidido pasar el invierno que viene calentándose mediante la quema de su casa. Los dos partidos políticos a cargo de las cosas están conduciendo alrededor de la casa en llamas, deteniéndose a intervalos para realizar simulacros de incendios chinos (o árabes o rusos o europeos o afganos o iraníes u hondureños o lo que se les ocurra designar como enemigo del momento). Ambos partidos hacen como si la casa en llamas no es un problema. Míster Trump ha asumido la ‘propiedad’ del aumento de la temperatura en la casa en llamas. Él y su grupo han estado amontonando todos los muebles dentro de la casa en llamas para mantener el calor, sin prestar atención a que el fuego empieza a alcanzar el ático.

“A la otra parte no le preocupa la quema de la casa. Han decidido destruir la cultura que había dentro de la casa en llamas. Están bajando las cortinas y recogiendo toda la ropa, los adornos y las fotografías, y amontonándolas sobre los muebles en llamas para mantener el calor. Pero ya no importa lo que hagan los partidos republicano y demócrata ahora, esto no evitará que la casa se queme. En uno, seis o 18 meses, contemplarán aturdidos las cenizas. Incluso sus disfraces de payasos serán ruinas ardientes. Y luego, el resto de la gente de esta tierra podrá hurgar en los escombros a la busca de unas cuantas chucherías o herramientas útiles que todavía conserven algún valor.

“Estas personas tendrán derecho a llamarse a sí mismas ‘sobrevivientes’. Y actuarán como los sobrevivientes deben actuar: evaluando seriamente cómo se incendió la casa y utilizando los pocos activos y recursos que quedaron, para refugiarse en el lugar, mientras elaboran planos para levantar una casa más sensata.

LUCHA PARTIDARIA

“Una verdader0a oposición leal habría llamado a los bomberos hace tiempo. Pero estaban demasiado ocupados texteando a sus amigos y aliados, mientras que las llamas de la casa en llamas se reflejaban en las pantallas de sus iPhones. La tecnología tan aclamada no los salvó, sólo los distrajo. Si los demócratas pierden las elecciones inminentes, gritarán que les robaron, que alguien se entrometió y conspiró para privarlos de la victoria, y eso equivaldría a echarle más gasolina a la casa aún en llamas para un último y glorioso estallido de calor y llamas antes de que las vigas se estrellen contra el suelo. Bienvenidos a la larga emergencia”.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2