×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
18 Marzo 2019 04:00:00
Sarcasmos
“Nuestra próxima elección presidencial (en EU) podría ser la más intensa y destructiva desde que Abraham Lincoln ganó el cargo en 1861 y provocó una rebelión de los estados. Con las nuevas leyes de colegios electorales aprobadas por los estados socialistas demócratas (California, Nueva York, Minesota, Oregon, Washington, Illinois, Maine, etc.) y 4 años para enjuiciar las últimas elecciones, este podría ser el próximo gran problema en el panorama.

Por algo EU es una república, no una democracia. Porque una democracia pura son dos lobos y una oveja votando sobre qué quieren cenar”.

Si se impone sólo el voto popular, sólo necesitas ganar los cinco estados más poblados. O sea, haciendo campaña sólo en esos cinco estados, puedes ganar siempre. https://www.youtube.com/watch?v=U1e4ACvyLaw


El socialismo que viene


El Gus: “Por la cercanía con Estados Unidos, en Sonora crecimos escuchando las historias que contaban de personas que habían emigrado. Como la Tía Queta, quien se fue a vivir a Salt Lake City. Así nos enterábamos de las prestaciones que otorgaba el Gobierno de Utah (aparte de lo correspondiente al federal), a las madres –trabajen o no– como por ejemplo, un apoyo económico, generoso en dólares, por cada hijo menor de edad: ‘Vieran ustedes de mujeres, mexicanas recién llegadas, que paren un hijo cada año, para recibir la pensión y se la pasan borrachas’.

También había ayudas para hospitalizaciones, invalidez, etcétera ¡para inmigrantes recién llegados, inclusive sin papeles! No hace mucho, mi difunto amigo Bush (nada de pariente con los ex), gerente de la American Legion: ‘Estados Unidos es el país más auténticamente socialista de todo el mundo’”.

Pero eso es el Welfare State, los entitlements programs, para que a las corporaciones las dejen trabajar en paz y con clientes. Lo que se asoma en 2020 es un verdadero sistema político socialista. Y ahí va a ser cuando la puerca tuerza el rabo.

Eso es porque el socialismo no funciona y nunca lo ha hecho. Comienza con gritos de “igualdad” y “cosas gratis” y termina en desdicha, desesperación y tiranía.  https://www.youtube.com/watch?v=PSFh-cLsIxk


La pata coja de ambos sistemas


El Rami: “El gran problema tanto del capitalismo como del socialismo es la distribución de los frutos, muchos o pocos, que genera cada sistema.

El capitalismo le confía la distribución al mercado; el socialismo, al estado. Para el capitalismo el mercado solito va a asignar y repartir los recursos eficientemente; para el socialismo el estado vía impuestos y otras medidas es el que lo va a hacer. Lo que sucede es que ni el mercado, ni el estado, son instituciones de buena fe.

El mercado no tiene ni padre, ni madre ni abuela y el estado menos. En el mercado el capital económico es el que manda; en el socialismo es el capital político. En el capitalismo, el dinero te hace poderoso mientras que en el socialismo, el poder te hace rico (tener poder para poder tener). EU no está transitando a ningún socialismo. Aquí mandan las grandes corporaciones, esas son las que compran a los legisladores que pasan o detienen las leyes que les acomodan.

Amazon, por ejemplo, vende 233 mil millones de dólares anuales. Hay 143 países en el mundo cuyo PIB es menor, como Perú o Grecia. Walmart vende 515 mil millones anuales, doble del PIB de Portugal y mayor que el de países como Israel, Dinamarca, Austria, Hong Kong, Colombia o Filipinas.

El poderío económico de estas empresas es algo nunca visto y su poder político mayor. Igual Google, Facebook, Twitter así como las de siempre, Shell, Exxon, Mobil, Walmart, Citi, Morgan Stanley, HSBC, CocaCola, Merck, Procter…

Y respecto a hacer cosas obligatorias, no está mal tener obligaciones, siempre y cuando haya derechos. El problema del socialismo es ese, las obligaciones siempre son mayores a los derechos porque si no, ¿de dónde roban los de la clase gobernante? Y en el caso del capitalismo, tarde o temprano, todo tiene un precio, y obligaciones y derechos se venden y compran al mejor postor”.

Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2