×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
23 Diciembre 2016 04:00:00
Sarcasmos
Ya casi acaba el año y de los cuatro kilos que debía perder, sólo me faltan ocho.

EMBAJADOR ASESINADO

Todavía no se enfriaba el cadáver del embajador ruso en Turquía, públicamente asesinado a balazos por la espalda en Ankara, y ya las redes internáuticas se llenaban de hipótesis sobre un complot provocador para enturbiar las relaciones entre Rusia y Turquía. ¿No te sorprende eso un poco? O los malosos se han vuelto más transparentes y obvios o nosotros nos hemos vuelto más suspicaces y colmilludos (me temo que es lo primero; la desesperación es mala consejera). Por cierto, el mismo día un segundo diplomático ruso, Petr Polshikov, fue encontrado muerto con un balazo en la cabeza en su apartamento de Moscú. Gulp.

ANA GABRIELA GUEVARA

¿Qué dirías si leyeras en el Washington Post que ya se supo quién la mandó golpear: Vladimir Putin? Directamente y con su característica mueca malévola de villano favorito en House of Cards. No estaría claro el posible motivo ni la presunta mecánica ni las supuestas ganancias para quién sabe quién, y no hubiera ninguna evidencia de nada, pero la fuente sería el Washington Post, ese baluarte de la prensa seria. ¿Lo creerías o no?

TRUMP Y EL TITANIC

Dice David Morgan que el triunfo de Trump es como un cambio de capitán en el Titanic después que este chocó con el iceberg. El barco se va a hundir de todos modos muy pronto; es una certeza matemática. Ya está herido de muerte y no hay nada qué hacer, sólo es cuestión de tiempo (horas en el caso del trasatlántico; meses en el caso de la economía global). Los problemas estructurales son demasiado numerosos, profundos, extendidos e irremediables. La grieta en el barco es irremediable y el agua (la deuda global) llena compartimiento tras compartimiento. Por lo tanto, las esperanzas que despierta Trump en algunos sectores son pura ilusión. Es como si el nuevo capitán del Titanic anunciara champaña gratis para todos los pasajeros: puede entusiasmar a algunos despistados, pero el naufragio está garantizado y no pospone ni un segundo el hundimiento. Se dice que los constructores del navío proclamaban con arrogancia: “Ni Dios lo hunde”. Hoy podría decirse algo recíproco de la economía global: Ni Dios la salva.

PRÓSTATA TRAIDORA

Algunos consejos tras mi cirugía. Ni se te ocurra ir solo a la hospitalización; la atención profesional ahí (enfermeras y doctores de guardia) puede ser excelente, pero hay cosas que tan sólo alguien de tu absoluta confianza puede hacer por ti a cualquier hora y en cualquier momento. Rasúrate tú mismo los porabajos la noche antes de la operación, ninguna enfermera lo hará con similar cuidado y meticulosidad (y ten a la mano un frasquito de talco para cuando los vellos comiencen a rebrotar y te produzcan comezón). Exígele al doctor que te deje puesta una sonda después de la cirugía. Quédate hospitalizado al menos tres noches tras la operación. Cómprate un paquete de calzones-pañales antes de la operación y tenlos listos para cuando te remuevan la sonda. Y al final no te desesperes, la recuperación exige paciencia.

BOND, JAMES BOND

Entra James Bond en un bar y ve a una mujer despampanante sentada junto a la barra. Se le acerca mirando atentamente su propio reloj en la muñeca, hasta que ella le pregunta por qué tanta atención. “Es que es un reloj de alta tecnología”, responde él, “y lo estoy probando”. “¿Ah, sí? ¿Pues qué tanto hace?”. “Utiliza una combinación muy especial de rayos gama, ondas alfa y láser de tercera generación para enviarme mensajes directamente al cerebro”. “No me diga. ¿Y qué le dice en este momento?”. “Que usted no trae puestos ni pantaletas ni brasier”. Ella suelta la carcajada y replica: “Pues está equivocado porque sí traigo puestas ambas prendas”. James hace un gesto de sorpresa, mira su reloj, le da unos golpecitos, sacude un poco la muñeca y responde: “Ah, ya sé cuál es el problema: anda media hora adelantado”.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add