×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
13 Febrero 2017 04:05:00
Sarcasmos
El 14 de febrero es como ir a sacar tu visa: le inviertes tiempo a la cola pero no tienes la seguridad de que te la van a dar.

TRUMP EL SHOWMAN

¿Recuerdas al regio don Hermenegildo Torres que hace 60 años fundó el PUP, Partido pro Unificación de los Pendejos, único partido de cobertura universal, capaz de unir a todos los humanos en el humilde reconocimiento de nuestra suprema e invencible ignorancia? En su infinita sabiduría a ras del suelo, don Hermenegildo escribió:

A LOS PENDEJOS DEL MUNDO

La PUP ha sido fundada con la noble meta de contribuir a crear un ambiente saludable en el diario vivir, exhortando a sus miembros a la plena aceptación de su pendejez.

Siendo la vida y la muerte dos formas de igualdad ineludible, la finalidad de la PUP es el alcanzar una tercera más: aquélla que nos permita aceptar con humildad no saber nada de nada, condición que nos acercará más que ninguna otra razón o doctrina.

Les invito a incorporarse a la PUP aceptando ser pendejo, ya que, por más que presumamos saber, nos colocamos así en la línea cómoda de no saber nada, ajustándonos al principio del gran filósofo griego Sócrates, quien, hace más de 2 mil años, dijo: “Yo sólo sé, que no sé nada”.

Si vamos a hacernos pendejos, hay que hacerlo bien y con conocimiento de causa, para que no nos hagan más pendejos de lo que somos.

Bueno, pues Trump trae a la opinión pública mundial como pendeja, distraída con su incesante bombardeo de tuits alarmantes y provocadores, mientras los eventos de verdad ocurren a espaldas de todo mundo. Es risible. El ladino Trump se divierte acaparando micrófonos y trae de la cola a sus críticos, enemigos y rivales 24/7, señalando y burlándose de sus enemil “pifias”, alardes y desplantes cotidianos, mientras detrás de bambalinas la verdadera acción (orquestada por sus operadores, pero dirigida por Trump mismo) ocurre a velocidades vertiginosas en pro de la agenda profunda del tsunami America First (que es muuuuuucho más que su mascarón de proa Trump).

Ni modo, este mundo es de los zorros (como demostró Pareto hace un siglo) y Trump es un zorro consumado en tanto que la prensa vendida tradicional, los presstitutes de siempre, las venerables Fake News Sources que tan bien conocemos (CNN, MSNBC, Washington Post, New York Times, Wall Street Journal, revista Time) andan distraídas en el proverbial mucho ruido y pocas nueces (Much ado about Nothing, que dijera Shakespeare) con que Trump las encandila constantemente.

LEYENDA DEL CINE

Ella fue, aparte de una de las estrellas más rutilantes y chic de Hollywood, uno de los seres humanos más espléndidos que han existido. Descendiente de la aristocracia holandesa, estudió ballet y a los 15 años ya era una buena bailarina, pero las privaciones de la guerra hicieron estragos en su constitución física y tuvo que cambiar de profesión. Durante el invierno de 1944 los nazis confiscaron los alimentos y los combustibles, y en consecuencia la gente comenzó a morir en las calles de hambre y de frío; ella sufrió anemia y problemas respiratorios; elaboraba “harina” con polvo de tulipanes y bailaba en secreto para la resistencia.

Hablaba perfectamente inglés, francés, holandés e italiano, hablaba un poco de alemán y también de español. Fue la primera actriz en ganar un Oscar, un Globo de Oro y un premio BAFTA (Óscar británico) por una sola actuación (Roman Holiday en 1954, su debut en cine, con guión del apestado blacklisted Dalton Trumbo). Bella, elegante, talentosa, humilde, entrañable, es una de las pocas personas que han ganado un Oscar, un Emmy, un Grammy y un Tony. En la cúspide de su fama, dejó la actuación y prefirió dedicar su tiempo a la beneficencia social; incluso cuando ya estaba desahuciada de cáncer apendicular, colaboró con algunas de las comunidades más profundamente desfavorecidas de África, América del Sur y Asia entre 1988 y 1992. ¿Su nombre? Audrey Hepburn (Audrey Kathleen Ruston, 1929-1993).
Imprimir
COMENTARIOS



top-add