×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
21 Febrero 2017 04:00:00
Sarcasmos
DE MENTIROSAS A ENEMIGAS

¡Guau! La guerra civil en el Olimpo gringo sigue a tambor batiente. Donald Trump acaba de publicar por Twitter, después de una conferencia de prensa, su lista de las cinco cadenas mediáticas que a su ver “están destruyendo EU” (por cuenta del globalismo, le faltó aclarar). “No son mis enemigos”, dijo, “son enemigos del pueblo estadunidense.”

1. The New York Times.

2. CNN.

3. MSNBC News.

4. CBS.

5. ABC.

Curioso: dejó afuera de la lista al Washington (com) Post. En fin, un torpedo en la línea de flotación. Ya no sé qué es más peligroso hoy en EU: ser inmigrante “ilegal” o reportero de CNN. Como sea, estos balazos son apenas trapazos de tanteo; la batallas en serio se van a dar en el momento en que la economía por fin se derrumbe, tras décadas de “recuperaciones” más falsas que las “noticias” de esas fake news sources; cuando las mayores burbujas de la historia (bursátil, inmobiliaria, commodities, bonos, etc.) revienten como las úlceras hediondas que son y el colapso se quite la careta benévola y muestre su verdadero rostro de zombi caníbal. Cuando eso ocurra, sospecho, los ataques ya no serán meramente verbales. Gulp.
 

QUÉ DESCANSADA VIDA

A propósito de la recomendación de Voltaire de dejarte de pendejadas de querer cambiar el mundo tú solito con tus cuates en la cafetería, una querida lectora me dice con ironía típicamente volteriana: “¡Vámonos a vivir a Suiza! Yo también quiero una modesta casita junto al lago Lemán, con jardín para cultivarlo como Voltaire, y recibir mi chequecito mensual por haber comprado mi casa con hipoteca”. (Se refiere al lago también llamado de Ginebra, compartido por Suiza y Francia, a Ferney, donde habitó Voltaire de 1759 a 1778 para huir de las autoridades monárquicas, y de la Villa Diodati donde se alojaron muchos otros huéspedes famosos, entre ellos lord Byron y el matrimonio Shelley, donde Mary –poco después afectada por el mismo menigioma que nos atacó a ambos a la misma edad de 52 años; ella murió, yo no– escribió en una noche el relato del monstruo del doctor Frankenstein). Otro opinador, ingeniero bioquímico: “El jardín más precioso a cultivar se encuentra en nuestros intestinos, y es el responsable de la parte mayoritaria de nuestra salud, esperanza y calidad de vida”.
 
EL HOMBRE

Estas líneas bastan para dar una semblanza del tipo: “Voltaire cultivó casi todos los géneros literarios: la epopeya, la tragedia, la historia, la poesía, la filosofía. Pero es quizás en el cuento y en el género epistolar donde lo podemos encontrar más del gusto actual (escribió más de 12 mil cartas). Fue amigo de monarcas ilustrados como Federico el Grande de Prusia y Catalina de Rusia. Hombre paradójico, contradictorio, circunstancial, lleno a la vez de generosidad y mezquindad, intrigante, adulador, oportunista. Halagó a madame de Pompadour (favorita del rey Luis XV y quien ejercía gran influencia en la política de Francia) para obtener el nombramiento de historiador oficial. Decía sin ningún empacho:”Para conseguir la más pequeña fortuna, vale más decir cuatro palabras a la querida de un rey que escribir 100 volúmenes”. Fue un hombre profundamente religioso que combatió la religión; intolerante defensor de la tolerancia, fanático contra el fanatismo, pregonó la igualdad como un derecho natural, pero se oponía a la democracia defendiendo, sin mucha convicción, el despotismo ilustrado. Afirma René Pomeau: Al acostumbrar a los franceses a la falta de respeto a los príncipes, este monárquico preparó el terreno de la República, de la misma manera que, aunque deísta, trabajaba en realidad a favor del ateísmo. El sutil recurso de las ironías, del sarcasmo, del doble sentido, las alusiones y la polisemia de sus frases no son más que el reflejo de un carácter mudable y asistemático que, en todo caso, constituyó la razón y la sinrazón de su tiempo”. Texto completo en: http://www.lahaine.org/en-conmemoracion-de-los-320
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6