×
Redacción
Redacción
ver +

" Comentar Imprimir
09 Abril 2015 04:00:51
Saturna: Un mundo áspero
El tiempo lleva su marcha acelerada, lo que no se haga en el presente para planificar el futuro, podría sumirnos en un pasado sin retorno. El economista Jeffrey D. Sachs desdibuja un panorama sobrecogedor en el que la extinción de los seres vivos avanza progresivamente.

“Primero son animales, luego plantas y al final el ser humano. Este milenio pondrá a prueba nuestra inteligencia para sobrevivir y sobreponerse a los desafíos”.

Al menos hay 17 especies de animales extintas en los últimos 50 años y 15 mil especies de plantas corren el riesgo de desaparecer para siempre, son la mitad de las plantas aterciopeladas del globo terráqueo.

Si la biodiversidad se altera impacta a los ecosistemas y termina lastrando la vida orgánica, haciendo que la cadena biológica resquebraje, comenzando por la muerte de microorganismos hasta grandes especies. Un fenómeno devastador.

Pero, ¿quiénes son los culpables de tanta malignidad? Sachs habla del actual modo de producción que terminará sepultándonos si no corregimos el rumbo.

“El carbón, el gas y el petróleo permitieron una serie de revoluciones industriales y junto con la tecnificación y la tecnología, hemos llegado hasta nuestros días”.

Paradójico: lo que industrial y económicamente hablando ha sido una fortaleza, un paradigma, constituye a su vez el mayor grado de vulnerabilidad para el ser humano. Atenaza nuestra resistencia.

Sachs parte de un ejemplo concreto: “2014 fue el año más caliente históricamente hablando y diciembre fue el mes más caliente históricamente”.

Ello implica la necesidad real de reducir urgentemente la temperatura del planeta. Lo inquietante es, de acuerdo con el también asesor de la ONU, que la gente aún no toma conciencia de que puede reducir su huella ecológica para su propio beneficio y del futuro de las generaciones.

La gente, explica Sachs, no tiene ni idea del nivel de concentración de protones de hidrógeno que hay en el ambiente y eso golpea para mal en la vida de los ecosistemas.

Tanto el calentamiento global como el cambio climático propician una transformación negativa del entorno, manifestándose a base de ciclones, huracanes, tsunamis, maremotos, terremotos, sequía de ríos, lagos, riachuelos de agua dulce y calentando la temperatura de mares y océanos.

Si la temperatura continúa subiendo todo empeorará. “En los próximos años aumentará en 2 grados centígrados, es decir, el calentamiento será mayor”.

A COLACIÓN

¿Qué se puede hacer de forma inmediata ante la catástrofe en ciernes? Sachs es un denodado defensor del desarrollo sostenible holístico que pretende integrar los objetivos económicos, sociales y medio ambientales.

“Estoy convencido que para impulsar los beneficios a través del desarrollo sostenible deberán reunirse todos los gobernantes de 170 países junto con la ONU para signar un acuerdo de viabilidad sostenible”.
Este año, refrenda Sachs, es importantísimo para la agenda del cambio. Para ello se han constituido tres citas relevantes e históricas: Julio, septiembre y diciembre.

En julio, en Adís Abeba, Etiopía, se llevará a cabo la reunión Financing for sustainable developments goals; después, en septiembre, en el seno de las Naciones Unidas acontecerá la firma del acuerdo global denominado Climate change agreement falling poverty in the development countries; y finalmente vendrá la cita estelar: París se convertirá en la piedra angular hacia un nuevo modelo productivo sin carbón.

Le pregunté a Sachs si puede ser realmente posible la descarbonización del planeta, de buena parte de su modo de producción, de un trozo del sistema económico. Su respuesta fue contundente e inquietante: “This is the last call, the year of choices”.

De no hacerlo, quizá mañana, como él afirma, será demasiado tarde...


@claudialunapale



Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2