×
Gerardo Hernández
Gerardo Hernández
ver +

" Comentar Imprimir
19 Mayo 2017 03:00:00
Se acabó el tiempo
La sociedad civil ha tomado partido para las elecciones de gobernador del 4 de junio. No es por candidato alguno o por siglas desgastadas, sino para contener, prevenir y castigar el fenómeno que más agravia, empobrece y avergüenza a Coahuila y a México en el mundo: la corrupción. Con un exgobernador buscado por la DEA por lavado de dinero y fraude bancario (Jorge Torres); otro investigado en Estados Unidos por blanqueo de capitales y presuntos nexos con los Zetas (Humberto Moreira) y funcionarios de las dos últimas administraciones denunciados por enriquecimiento ilícito y operación de empresas fantasma (David Aguillón y María Esther Monsiváis), los coahuilenses dijeron “¡Basta!”.

El 7 de abril, medio centenar de organismos no gubernamentales, académicos, profesionistas, empresarios y universidades públicas y privadas anunciaron la Alianza Coahuila Anticorrupción (ACA). El propósito –no planteado en esos términos– consiste en acelerar la creación del Sistema Local Anticorrupción, cuyo plazo vence el 18 de julio, y que el Gobierno no los excluya en su implementación. Campeche, Chihuahua, Coahuila y Tabasco no han reformado sus constituciones para tal efecto. Junto con Jalisco, Morelos y Veracruz, donde las iniciativas o modificaciones son deficientes, “ponen en peligro la entrada en funcionamiento del SNA (Sistema Nacional Anticorrupción)”, según el monitoreo del grupo Reforma. (06.04.15)

Los antecedentes de la ACA son la Megamarcha contra la Corrupción y la Impunidad y el Foro Ciudadano Saltillo Despierta, celebrados el 5 de febrero. Ese día, frente a unas 4 mil personas concentradas en la Plaza Mayor de Torreón, Patricia Vargas, presidente de Participación Ciudadana 29, batió los tambores del cambio y de un nuevo despertar cívico orientado a combatir la rapacidad, el cinismo y el desapego de gobiernos y partidos:

“Hoy la sociedad civil nos asumimos como verdaderos ciudadanos. Salimos a la calle a expresar nuestra inconformidad, nuestro desengaño y nuestra frustración. (…) a decirle a nuestros gobernantes que ya basta, que es hora de que nos tomen en cuenta, que necesitamos un cambio. (…) que ya se acabó el tiempo en que los funcionarios públicos toman decisiones unilaterales, que ya no más acciones que sólo le convengan a los políticos y a sus partidos. Que se acabó el tiempo de engañarnos, de mentirnos, de no darnos cuentas claras”.

Vargas, una de las voces más críticas, congruentes y consistentes de La Laguna, ha rechazado invitaciones de partidos para ser candidata a distintos cargos de elección. Con su talla moral, la cual excede en mucho su estatura, advirtió a un poder político arrogante, egocentrista e insensible: “Le guste o no al Gobierno, hoy empezamos a intervenir, a vigilar, a aportar, (…) a negociar y a planear el mejor desarrollo de la región. (…) los gobernantes empezarán a escucharnos, a tomarnos en cuenta y a planear mejor el desarrollo de la región. Vamos a acabar con las obras que no le sirven a nadie. Hoy los ciudadanos iniciamos una nueva relación con el Gobierno, con un gobierno que exigimos que sea honrado, eficaz (…). Ya basta de improvisados, de aprendices y de compadrazgos”.

La rabia de millones de coahuilenses por la megadeuda, la corrupción, la impunidad, el narcotráfico, las empresas fantasma, la simulación, el enriquecimiento de funcionarios que ayer no tenían nada y a los cuales hoy les sobra todo, se expresa en un cartel. “¡Ya basta! Humberto Moreira (dibujado tras las rejas) debe estar en la cárcel por haber entregado Coahuila a los Zetas”. La exigencia de “Cárcel a (los) Moreira” es la principal bandera de los candidatos de oposición al Gobierno: Guillermo Anaya (PAN), Javier Guerrero (independiente) y Armando Guadiana (Morena).
Imprimir
COMENTARIOS



top-add