×
Francisco Tobías
Francisco Tobías
ver +

" Comentar Imprimir
03 Enero 2018 04:00:00
Se hace camino al andar
‘Algún día, en cualquier parte, en cualquier lugar, indefectiblemente te encontrarás a ti mismo, y esa, sólo esa, puede ser la más feliz o la más amarga de tus horas”. / Pablo Neruda

¿Vale la pena celebrar el fin de año? Por supuesto que sí. ¿Debemos tener esperanzas en el próximo año? SÍ. El 2017 se esfumo y ya rindió sus frutos. Creo que este día es una perfecta ocasión para cerrar un capítulo más de nuestras vidas con confianza, fe y empatía. Al concluir un año más, creo que hemos avanzado mucho como sociedad todos los coahuilenses y los saltillenses. Lo que escribo simplemente es una reflexión que considero se hace con responsabilidad y que creo contribuye a un cambio –significativo o no– en la vida de cada uno de nosotros.

Hoy creo que como coahuilenses y como saltillenses tenemos una responsabilidad ineludible para con nuestra sociedad para dar lo mejor de nosotros siempre en una actitud de bienestar para con los demás, porque seguro estoy que mientras más existan intenciones convertidas en hechos que procuren el bienestar, una mejor comunidad tendremos. Y no hace falta complicarse la vida; el procurar el bien común suele verse primero en las cosas simples, en lo cotidiano, para que se refleje después en grandes cosas que nos van a proyectar a una ciudad y estado mejor.

El procurar el bien común es el motor para construir el tejido social y generar empatía para con nuestros semejantes. Creo que muchas personas han logrado sus objetivos procurando el bien común: en la comunidad se encuentra la estabilidad como persona, como seres humanos. Tengo la certeza de que no hay que ser sabio o erudito para hacer el bien, sólo es cuestión de actitud, es un compromiso para con nosotros y para con la sociedad en la que habitamos. Creo que hoy, Coahuila de Zaragoza es una entidad mejor, creo que tendremos –todavía más– un estado más justo, más rico, más bello, con más oportunidades, con calles y ciudades limpias y ordenadas, con servicios eficientes, con mejor educación, con menos índices de pobreza; en fin, un Estado que nos ayudará a ser mejores, pero con la obligación de que la tarea es compartida. Los hombres somos personas que vemos la fortuna del subir y bajar, creo que NO debemos perder nuestro amor al prójimo ni la dignidad, ni el sentido de la rectitud; si perdemos eso como individuos, eso no vuelve jamás. Les deseo que sus expectativas se cumplan. El tiempo corre a nuestro favor, los hombres pasamos, pero las ideas se quedan. En este 2018 que nada nos detenga, sigamos adelante y que ni los infortunios ni las ingratitudes nos turben.

Finalmente, estimados lectores: espero que 2018 les colme de salud, felicidad y bienaventuranza. Un abrazo fuerte.

Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2