×
JC Mena Suárez
JC Mena Suárez
ver +

" Comentar Imprimir
26 Enero 2017 03:00:00
¿Se hará realidad?
El cuadragésimo quinto Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que quiere que todo se produzca en su país y exhortó a los ciudadanos a no comprar nada de otros países e impulsar el mercado interno.

Entonces, esto nos deja con una interrogante: si México exporta 80% de su producción a Estados Unidos, ¿qué va a pasar con todo esto? ¿En qué consiste toda la producción mexicana que se va de exportación?

Podemos hablar de algunos productos como la cerveza y el tequila, que son de alta relevancia para el mercado norteamericano, pero hay otros rubros como el alimentario en el que México ocupa un lugar privilegiado: tan sólo dos productos, aguacate y tomate, durante 2016 acumularon más de 3 mil 304 millones de dólares en exportaciones a dicho país, por eso entre los productores se les conoce como el “oro verde”.

En el caso anterior podemos ampliar nuestros atributos como productores con orgullo, somos el primer lugar en exportación de tomate a nivel mundial con un acumulado estimado de más de 2 millones de toneladas al año.

Del mismo modo, México es un país orgullosamente exportador de diversos productos de gran demanda a nivel mundial, como el chile, el café y toda clase de frutas, lo cual contribuye de manera importante a la economía nacional.

Ante lo anterior, y tomando en cuenta que Estados Unidos importa una gran cantidad de materia prima de México y China, países con los que Trump tiene conflicto, ¿qué comerán los norteamericanos?

Sabemos que se trata de un país industrializado y que ellos producen alimentos poco saludables como las hamburguesas, los hot dogs, las pizzas y otros más de alto contenido calórico y del mismo modo, sus manzanas ni ellos las quieren, sus productos agrícolas están tan llenos de químicos y conservadores que prefieren exportarlos.

Los norteamericanos están tan acostumbrados a la comida mexicana que un cambio de hábitos no será bien visto, tendrán resistencia al cambio tal como sucedió en la década de los 20 con la prohibición del alcohol. Recordemos que “lo prohibido es lo que más se desea” y sin duda encontrarán la manera de conseguirlo.

Por otro lado, los industriales mexicanos se declaran listos para la salida de Estados Unidos del Tratado de Libre Comercio. Mientras que la situación se aclara, ellos no se han quedado cruzados de brazos y han comenzado a buscar nuevos mercados en Asia y Europa, con miras a fortalecer relaciones y exportar cuanto antes.

¿Y cómo nos iría en México? La incertidumbre puede abrir una puerta a un mejor nivel de vida de los mexicanos: los productos que dejarían de consumir los norteamericanos se venderían en nuestro país, reduciendo la necesidad de importar alimentos y conservando aquellos de alta calidad y muy posiblemente a mejor precio que los de importación de origen norteamericano.

Sólo el tiempo nos aclarará lo que va a pasar y esperemos el mejor de los panoramas para tener certidumbre y mercados más estables, que no se pierdan empleos y salir cuanto antes de deudas.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2