×
Verónica Marroquín
Verónica Marroquín
ver +

" Comentar Imprimir
22 Julio 2018 04:06:00
Se me sale el corazón
QUERIDOS AMIGOS: Espero que la estén pasando de lo lindo en estas vacaciones con sus hijos y demás familiares, con precaución al manejar, los queremos de regreso sanos y salvos. ¡Felices vacaciones para todos!

Cierto, es sólo una frase : SE ME SALE EL CORAZÓN, pero ¿ qué encierran estas cinco palabras? De seguro ya les están llegando recuerdos, ¿verdad? Hasta acá siento sus suspiros.

Si se dice se me sale el corazón puede ser por varios motivos claro: pero cuando es por emoción de sentir cerca a tu amor de toda una vida, por ejemplo, que tienes una década de no verlo, de no verla, y llega ese día, que sabes que se encuentra en el mismo lugar que tú, sin saber en qué momento pueden encontrarse, si el destino, Dios, así lo cree conveniente. ¡Uff! Imagínense que se encuentran, el corazón late con más fuerza, se va subiendo a la garganta, como si en realidad se fuera a salir, el pecho casi a punto de estallar, ¡wooow! Las piernas no te responden y casi te quedas muda (o), la respiración se acorta, o se limita, los pulmones no te responden, la presión incluso baja, las miradas, no pueden creer lo que ven, y llega el tan anhelado abrazo, que sientes que el tiempo no pasó jamás, porque sientes esas maripositas de los 14 años aún… Y quieres que el tiempo se detenga y no pase jamás, pues puede ser que pase otra década, ¡uff!, ni lo mande Dios, ¿verdad? Tal vez estemos vivos o no, tal vez estuviste enferma, y… Pudiste no haberlo visto nunca más. Y también se te hace un nudo en la garganta otra frase matona como dice un motivador famoso. E inevitablemente llegan las de cocodrilo, obviamente, si uno no es de palo, otra frase típica, ¡vaya!, parece un episodio de la Rosa de Guadalupe, o Casos de la Vida Real, sin embargo, creo que las novelas se quedan cortas, pues esto sucede en la vida sin duda alguna, y ¡qué bonito! Esos reencuentros que le ponen sal y pimienta a la vida misma, y vuelves a vivir tantos maravillosos recuerdos… Y promesas escritas en un papel en el refrigerador…

Que padre que sea por amor, ese motor que mueve al mundo, de esos amores verdaderos, únicos, eternos. Pero también puede ser empleada cuando hay un enojo, un susto, pánico, miedo, mucha alegría, todo esto puede hacer que a uno se le salga el corazón, como en el nacimiento de un bebé, como este domingo pasado, que mis sobrinos Saúl y Yuli, nos dijeron la bella noticia de que tendrán un hijo, Dios los bendice, Su primer bebé, ¡woow! Y el primer nieto de mi hermana mayor Mirna, y su esposo Arnoldo. ¡Muchas felicidades “Chulos”!, así se dicen ellos, y seré tía abuela por segunda ocasión, ojalá vea más seguido a los sobrinos nietos, ya que a Albertito casi no lo vemos. O la boda de un hijo como lo fue la de Everardo y Azalea, hijos ahora ambos de mi querida amiga hermana Mónica, bellísima estuvo, muy elegante y emotiva, todo exquisito, que Dios los bendiga siempre, los quiero familia, gracias. Cuando los hijos se van de casa a probar mundo… cuando alguien inevitablemente se vuelve a marchar.

Se me sale el corazón cuando quiero decirle a un ser amado “te amo”, “te extrañé”, “te necesito”, “soy más feliz cuando estoy a tu lado”, nuestra mirada brilla más aún. En fin, fuimos creados para amar y ser amados, no se les olvide amigos queridos, jamás renuncien al amor verdadero.

Se me sale el corazón cuando hace unas semanas apenas me llaman para decirme que murió mi primoJorge que lo quería como hermano, duele, claro, y mucho, ¡pero vive en mi corazón siempre! También cuando me dice una prima, Diana, que su papá, mi querido tío, sufre de una enfermedad a sus 90 y tantos años, se me sale el corazón y se me hace un nudo en la garganta, quisiera Dios mío que le evites el sufrimiento. Elevas una plegaria con todo el amor. Y cuando vas manejando tranquilamente, con tu música preferida, y de repente un inconsciente bárbaro, con ganas de decir otras cosas, se te mete a la brava, se te baja la presión, como cuando ves a tu amor después de años y años, también se te sale el corazón, ¿o no amigos queridos?

Y bueno, los dejo por hoy, esperando que las salidas del corazón sean por amor y cosas bellas siempre, por la emoción y las alegrías de la vida, de todo lo bello que hay en este mundo maravilloso. Recuerden que también se ríe llorando.

Un abrazo fraternal a todos los que parten a tierras lejanas, esperando con el alma que regresen a donde se les quiere y espera siempre. Hasta la próxima, su amiga Verónica, Diosito por delante.

Consultas
Previa cita
(844) 227 7066
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2