×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
25 Febrero 2019 03:40:00
Sed de sangre
Ojo: presta menos atención a la anécdota que a la reflexión. David Wilcock, Stunning New Briefings: Spy Satellites Down, Deep State Arrests Finally Imminent?, septiembre de 2018, https://stillnessinthestorm.com/2018/09/david-wilcock-update-stunning-new-briefings-spy-satellites-down-deep-state-arrests-finally-imminent/. 

“Es demasiado fácil para las personas buenas quedar atrapadas en un frenesí de sed de sangre cuando se ven afectadas por nuevos traumas repentinos, mayores e increíblemente amenazadores. Por lo tanto, creo que es importante para nosotros prepararnos emocionalmente para escuchar, en primer lugar, información muy perturbadora y enfermiza. En segundo lugar, todos nosotros debemos tener cuidado de que, como colectivo, no apoyemos ciegamente una sucesión interminable de penas de muerte por cualesquiera que sean los cargos. Incluso si estos son tribunales militares publicitados, espero que no veamos a todos alentando una muerte tras otra como en un coliseo romano”.

En ese tiempo había 51 mil 701 acusaciones selladas (sealed indictments); hoy son más de 71 mil, 37% más (el promedio usual de la historia es mil por año) https://operationdisclosure.blogspot.com/2019/01/sealed-indictments-from-11302017-to.html.

“Con 51 mil 701 acusaciones selladas, los ‘Juicios de Washington’ serán 28.72 veces más grandes que los juicios nazis, o 2 mil 872 por ciento más grandes que los procesos nazis después de la Segunda Guerra Mundial. Trate de imaginar el alcance de los crímenes que, por definición estadística, son casi 3 mil por ciento más altos de lo que los nazis fueron responsables después de la Segunda Guerra Mundial.

Esta es una sombra de la Tercera Guerra Mundial que se está librando en un ámbito mucho más allá de lo que la mayoría de la gente podría siquiera imaginar. 

El nombre de los Washington Trials también encarna el espíritu de la revolución original contra la tiranía que George Washington encabezó, y por lo tanto lleva el poder arquetípico.

“Apoyo la idea de que los criminales se enfrenten a la justicia. Sólo espero que veamos muchas penas de prisión y no simplemente una puerta giratoria de penas de muerte (como fue la época del Terror, siete meses de 1793-1794, durante la revolución francesa, en que 40 mil personas, 190 diarias, casi todas ellas de clase media y baja, y unos 2 mil 400 clérigos, perdieron la cabeza en la guillotina).

Si apoyamos una máquina de muerte por sistema, estamos adoptando los comportamientos de los perpetradores de los que hemos tratado de distanciarnos. Lo más probable es que la Alianza esté planeando que haya muchas penas de prisión. Parte de nuestra información ha descrito la expansión y restauración de lugares como Guantánamo para este propósito.

También creo en el poder de otorgar amnistía a aquellos que se conviertan en héroes y ayuden a exponer las raíces más profundas del problema.

“Si alguien realmente quiere hacer lo correcto, debería poder volver a una vida relativamente normal, con supervisión para asegurarse de que no cometan más delitos. Las muchas, muchas renuncias y despidos informados por Q Anon parecen representar un gran número de personas que ya han elegido este camino. Puede tomar medio millón de personas para atrapar a 50 mil criminales a la vez (¿y qué decir de 70 mil, hay en el país entero esa cantidad de fuerzas represivas?).

En un planeta con 7 mil millones de personas, y muchos millones de soldados a nivel internacional, no debemos suponer que tal operación es ‘imposible’. Ciertamente se podría hacer. Sólo implicaría una extraordinaria cantidad de comunicación encubierta como parte de un ejercicio internacional conjunto.

En las etapas finales antes de los arrestos, deberías cortar los sistemas de comunicaciones del enemigo. Eso parece ser lo que acaba de ocurrir a partir del 30 de agosto con los satélites (se refiere a los varios satélites del deep state supuestamente inhabilitados recientemente).

AMLO

Entiendo que dice algo parecido a Wilcock con su propuesta de amnistía, tan criticada por quienes al parecer no lo entienden o no comparten su idea (los panistas en especial). ¿Qué se puede hacer con medio millón de sicarios, por ejemplo? Ya vimos a dónde nos llevó el furor justiciero de Calderón, entendible pero contraproducente.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5