×
Umbral Empresarial
Umbral Empresarial
ver +

" Comentar Imprimir
22 Diciembre 2014 04:00:44
Seguridad, clamor general
Por: Gabriel Martínez García
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)


Cuando parecía que en Saltillo y la Región Sureste cerraríamos el 2014 sin tantos hechos delictivos y con una aparente calma, la delincuencia volvió a hacer de las suyas y en el transcurso de las últimas semanas se han presentado numerosos eventos. 

Estos hechos han venido nuevamente a trastocar no sólo la tranquilidad de los saltillenses y coahuilenses que vivimos en esta zona, sino también el diario quehacer de numerosos negocios, restaurantes, farmacias, talleres, pequeñas y medianas empresas que han sido objeto de robos y asaltos, muchos de ellos con violencia, además de que continúan los robos a domicilios.

Lo más grave es que las policías municipales y estatales, así como la Ministerial, no capturan a nadie, ni a los carteristas que arrebatan una bolsa a un ama de casa en el estacionamiento de un centro comercial, o a los rateros que atracan fruterías, tiendas de conveniencia y otros negocios, mucho menos a las bandas que armadas hasta los dientes saquean restaurantes, talleres, medianas empresas… 

Sí, producto de una balacera suscitada en la semana recién concluida, se capturó a un integrante de una banda de secuestradores, cuando cobraban el rescate solicitado por una de sus víctimas, pero esa acción estuvo a cargo de la Marina, no de las corporaciones municipales y estatales que lo único que hacen es gastar y gastar gasolina, porque sus rondines y tareas de vigilancia parecen realizarse al “ahí se va”, sin estrategias, sin ningún grado de efectividad. 

El 2014 ha resultado particularmente difícil para todos los comercios, fue un año de escasas ventas, de muchos nuevos impuestos, de escasa obra estatal y federal, de muy poco circulante y un mercado interno muy deprimido, y todos los negocios están afectados por estas circunstancias, y ahora para colmo de males, se intensifican los hechos delictivos. 

Por lo tanto, comerciantes, pequeños y medianos empresarios e industriales, desde “El Chino” cuya frutería asaltaron hasta el constructor responsable de edificar una nave industrial, de donde se llevaron no sólo maquinaria, también el dinero de las rayas, todos demandan de la autoridad no sólo resultados de las investigaciones y captura de los responsables, también mayor vigilancia para seguir trabajando con la garantía de que no volverán a suceder estos atracos. 

De sus cámaras y organismos empresariales demandan apoyo no sólo moral, ni de palabra, sino pasar del clásico y simple “estamos contigo para lo que se ofrezca”, a un respaldo mucho más notable, que verdaderamente signifique y provoque alguna reacción..  

Y lo más grave es que mientras ciudadanos, comerciantes y empresarios están viéndose afectados, autoridades municipales y estatales se la pasan echándose culpas, y la gente que paga impuestos, que crea empleos, que arriesga su patrimonio, hoy más que nunca parece estar totalmente desprotegida.
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2