×
Sonia Villarreal
Sonia Villarreal
ver +
Licenciada en Ciencias de la Información y Comunicación. Regidora en el Ayuntamiento de Piedras Negras. Secretaria General del Comité Municipal del PRI. Secretaria Técnica del Ayuntamiento. Directora General de Desarrollo Social en el Municipio. Directora del Registro Público de la Propiedad y del Comercio. Secretaria de la Secretaría de las Mujeres en el Gobierno del Estado de Coahuila de Zaragoza. Actualmente Diputada Local por el XVI Distrito Electoral, y Presidenta del Comité Municipal del PRI.

" Comentar Imprimir
15 Abril 2017 04:00:00
Semana Santa
FuI educada en la religión católica, con valores tradicionales y familiares basados en la fe de Dios, pero mis padres, que siempre han sido un gran ejemplo, me enseñaron a ser respetuosa de quienes profesan una religión distinta a la mía, y así crecí.

Sé que cada religión tiene sus propias costumbres, tradiciones, filosofía y sus fundamentos, en lo personal, conozco mucha gente extraordinaria a la que admiro y quiero mucho, y no comparte mi religión.

Por eso quiero reflexionar con ustedes este tema, como una celebración desde el punto de vista de las tradiciones y no de la fe.

Las tradiciones procesionales en México durante esta semana, varían mucho de una ciudad a otra y se han convertido en un atractivo importante de atención para oriundos y visitantes.

Por ejemplo, alrededor de dos millones de personas se reúnen cada año en el barrio de Iztapalapa, en la Ciudad de México, para asistir a la procesión más famosa del país, este es uno de los mayores eventos culturales anuales en el mundo donde los miembros de la comunidad local se preparan con meses de anticipación para participar en una procesión que recrea y revive la pasión de Cristo con un  elaborado vestuario y gran energía dramática.

También en la pequeña ciudad de Taxco se celebran las procesiones bien conocidas en los que algunos de los participantes se flagelan, otros cargan enormes fardos de caña espinosa en la espalda y otros llevan en sus hombros pesadas cruces por las calles de la vieja ciudad colonial minera.

Existen otras ciudades que replican estas tradiciones a su manera, como San Miguel de Allende, San Luis Potosí, Querétaro y Chihuahua, por mencionar algunas.

En los últimos años, en nuestro Pueblo Mágico de Viesca se ha realizado la Procesión del Silencio, en la que todos los habitantes preparan deliciosas comidas tradicionales y participan símbolos de la región como los Cardencheros de Sapioriz, la Camerata de Coahuila y más de 20 cofradías representando la vía dolorosa.

En la mayoría de los lugares también se celebra el Jueves Santo con representaciones de la última cena de Jesús con sus discípulos, la visita a los siete templos, así como el lavatorio de los pies.

Y el Domingo, que es el último día de toda la Cuaresma, se vive el día de Pascua o de Resurrección. Con el Jueves Santo se inicia el Triduo Pascual, que es el periodo en que se recuerda la pasión, muerte y resurrección de Jesús.

Estas tradiciones son hermosas y llevan gran derrama económica a los lugares donde se realiza, y al final, no importa que religión tenga cada quién, eso es muy respetable, lo que verdaderamente importa es que vivamos en armonía, respetando los derechos de los demás, viviendo sin agravios, sin abusos, sin lastimar a nadie, apegados a los principios y valores con los que fuimos educados y dando lo mejor de nosotros mismos para ser felices y dejar ser felices a los demás… Y tú, ¿qué opinas?
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2