×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
21 Febrero 2019 03:35:00
Serenar al país
Hay buenas razones para rechazar una fuerza policial militar, cualquiera que sea su nombre. Nuestra Constitución señala en el Artículo 129 que “En tiempos de paz, ninguna autoridad militar puede ejercer más funciones que las que tengan exacta conexión con la disciplina militar”.

El 20 de diciembre de 2018, por otra parte, la Corte Interamericana de Derechos Humanos emitió su fallo en el caso Alvarado Espinoza y otros vs. México que determinaba que, “en tareas de seguridad, la participación de las fuerzas armadas debe ser extraordinaria, subordinada y complementaria a las labores de las corporaciones civiles, regulada mediante mecanismos legales y protocolos sobre el uso de la fuerza. (y) fiscalizada por órganos civiles competentes, independientes y técnicamente capaces”. Un comunicado señaló: “La Corte reafirmó que, como regla general, el mantenimiento del orden público interno y la seguridad ciudadana deben estar primariamente reservados a los cuerpos policiales civiles”.

Sólo hay una razón para tener una Policía surgida de las Fuerzas Armadas. Nadie más parece estar preparado para asumir la responsabilidad.

No sorprende que mientras los legisladores del PRI se oponen a la propuesta del Gobierno de una Guardia Nacional militarizada, los gobernadores de su propio partido respalden la iniciativa. Tampoco que los panistas, muchos de los cuales hoy rechazan la propuesta de López Obrador, hayan lanzado a las Fuerzas Armadas a las calles al empezar el sexenio de Felipe Calderón, ni que Calderón lo haya hecho originalmente en Michoacán, su propio estado, a petición del entonces gobernador perredista Lázaro Cárdenas Batel.

Es notable cómo ha cambiado la posición de los morenistas. ¿Recuerda usted cuando culpaban al Ejército por la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa y exigían que se abrieran los cuarteles para buscar a los estudiantes en las mazmorras? ¿Se acuerda usted cuando en marzo de 2017, el entonces senador Manuel Bartlett cuestionaba la Ley de Seguridad Interior del gobierno de Enrique Peña Nieto porque “la seguridad pública es un tema de civiles”? Mejor olvídelo porque hoy el presidente López Obrador afirma que a los soldados “les necesitamos para serenar al país”.

No es la primera vez que se pide a las Fuerzas Armadas organizar una corporación policial. Lo hicieron antes con la Policía Federal y la Gendarmería. En ambos casos, me dice un militar de alto rango, ellos organizaron estos cuerpos, pero después se les pidió entregarlos a mandos civiles. No pasó mucho tiempo para que se corrompieran.

No es imposible tener una policía federal civil y honesta. Es falso, por otra parte, que los militares, por el simple hecho de serlo, violen los derechos humanos. La mayoría de los países democráticos del mundo tienen policías civiles capaces y honradas y militares que cumplen con sus funciones de manera impecable. Las policías se hacen cargo de la seguridad interior y las Fuerzas Armadas de la seguridad nacional. Es lo correcto.

Una Guardia Nacional militar tendría muchos problemas legales. Uno sería que los elementos estarían sometidos al fuero militar. Pero se entiende por qué los gobernadores y los morenistas, que antes rechazaban la actuación de las Fuerzas Armadas como policía, hoy afirmen que necesitamos a los militares para serenar al país. Los militares han cumplido con esta responsabilidad mejor que las policías.

Cancelada

¡Qué fácil! El presidente López Obrador simplemente dijo en la mañanera que no estaba de acuerdo con la ley que Morena preparaba para fortalecer al director de Pemex a expensas del consejo de administración. ¡La iniciativa fue cancelada!
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2