×
Yuriria Sierra
Yuriria Sierra
ver +

" Comentar Imprimir
01 Agosto 2015 03:00:54
‘Si fue como dicen… ’
Mañana se cumplen tres semanas de la fuga de Joaquín “El Chapo” Guzmán de El Altiplano. Las autoridades han organizado una cacería que cuenta con el apoyo de fuerzas de inteligencia de otros países y la Interpol. Hay jugosas recompensas y vemos con ingenuidad que hay una campaña que reparte volantes con la fotografía del criminal. Confían en que volverán a atraparlo, la cosa ahora es confiar en que no se les volverá a escapar.

“Las cámaras sí tienen micrófono y lo que registraron ya fue analizado por peritos. Ellos descubrieron que, por días y noches enteras, se escucharon los sonidos de taladros y martilleos. Los trabajos de la construcción del túnel sucedían prácticamente las 24 horas. La noche del 11 de julio se detectan incluso martillazos con cincel y el rotor de un esmeril angular, con los que se habría abierto el último tramo del boquete, el mil veces retratado cuadrado en el piso de la regadera (sin el uso de algún ácido, como se declaró por altas autoridades horas después de la pifia de seguridad)...”, escribió ayer Carlos Loret de Mola en El Universal.

Una muy importante contradicción a lo hasta hoy dicho por las autoridades. Y no es por demeritar la investigación, pero leyendo lo escrito por mi querido colega, comenzamos a atar un par de cabos que no teníamos resueltos (aunque el más elemental sentido común nos obligó a preguntar desde el primer día “cómo demonios nadie había escuchado nada” en la construcción de un túnel de más de kilómetro y medio de longitud que, además, desembocaba en la regadera de una celda al interior del edificio). Podrían hacerse los ciegos, pero, ¿los sordos?

Ayer mencioné que, en la entrevista con Vicente Fox, le pregunté con respecto a esta fuga. Me interesaba cuestionarlo porque, como también dije, el primer acto a la Houdini del “El Chapo” sucedió cuando Fox llevaba apenas mes y medio como presidente del primer gobierno de alternancia. Desde aquel entonces, el tema de la corrupción al interior del sistema penitenciario se hizo evidente. ¿O de qué otra forma podría haberse logrado la fuga? En ese episodio se contó a 71 presuntos involucrados, todos funcionarios de alto, mediano y bajo rango del penal de Puente Grande. Hoy —y tras lo ocurrido el 11 de julio— sabemos que, de ellos, al menos seis de los servidores sentenciados hace 14 años ya están libres. Incluido Leonardo Beltrán Santana, director de aquel penal. Y otro más, Enrique Pérez Rodríguez, será diputado suplente (de Miguel Ángel Yunes ) por el PAN a partir de septiembre.

Corrupción, en aquel entonces. Corrupción, hoy también, según me dijo Vicente Fox con respecto a esta segunda fuga: “Me recordó Alcatraz, como allí tienes otra fuga que después se convirtió en una película. En Nueva York, dos cuates se pelaron, a uno lo mataron, al otro lo volvieron a encerrar. Con esto quiero decir que son cosas que suceden que no debieran suceder, pero en esta vida la perfección no existe. Tú puedes tener todos los mecanismos, toda la tecnología, toda la logística y te suceden estos problemas. Ahora, sí hay algo evidente, que estas cosas no suceden si no son alteradas por la corrupción... Por otro lado, si fue como dicen que fue, es como para una película...”.

Pues, en efecto: el “como dicen que fue” implica muchas interrogantes. La primera ya está (con reportes y documentos) en la mesa tras lo reportado por Carlos Loret. Las que quedan, que son muchas, deseablemente serán retomadas por más colegas e investigadores. Aunque siempre existe el riesgo de que ocurra lo que pasó con la primera parte de la saga: de cuando se le fugó a Fox, nos quedamos con el carrito de lavandería. Ojalá en la secuela no nos quedemos sólo con el túnel... Porque hasta el tráiler es casi una broma muy amarga: de la ropa sucia ya pasamos a las cañerías (incluso si fue como dicen...).
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2