×
Héctor Horacio Dávila
Héctor Horacio Dávila
ver +

" Comentar Imprimir
10 Junio 2017 04:00:00
¡Sí hay lana para vacaciones!
Como sucede cada año, los periodos vacacionales generan una mayor demanda de crédito al consumo, pero retrasan por una menor cantidad de días hábiles los créditos empresariales e hipotecarios. En abril, finalmente el crédito vigente en tarjetas de crédito ya no decreció como se observó en el primer trimestre del año.

A abril, la cartera vigente en plásticos sumó 339 mil 100 millones de pesos frente a los 334 mil 800 millones de marzo, un avance de 3.6% en términos reales, una vez descontada la inflación. Sin embargo, el ritmo de crecimiento de los créditos de nómina y personales bajó en forma significativa de 4.2 a 2.5% en el primer caso y de 8.3 a 7.4% en el segundo, muy probablemente porque los interesados fueron menos veces al banco o ya se habían preparado con anterioridad.

Otro factor que está influyendo en los créditos es el incremento en la tasa de interés conforme Banxico ha subido la tasa de referencia, lo que resta atractivo a las mensualidades bajas que antes se ofrecían en todos los productos, a pesar de la competencia. En el caso de la vivienda, la situación debe prender los focos amarillos, ya que mientras en el primer trimestre la cartera crecía a un ritmo de 6 mil millones al mes, en abril lo hizo en sólo 3 mil 400 millones, aunque insistimos en que puede tratarse de que hubo un periodo vacacional que restó días hábiles, pero será muy importante seguir de cerca este indicador en los próximos meses.

En los últimos 18 meses el crédito hipotecario promedio a partir de un millón de pesos a 15 años pasó de tener una tasa de 8.50 a 9.50%, a una que hoy oscila entre 10 y 11.%, lo que eleva la mensualidad por millón de 9 mil-10 mil pesos a 12 mil-13 mil 500 pesos, lo que ha reducido la cantidad de clientes potenciales, además de que los precios han subido mucho y hay quienes dicen que ya incluso empiezan a notarse presiones importantes para que bajen de precio en colonias donde el año pasado los precios subían fuertemente. De acuerdo con cifras del INEGI, que reportamos en esta edición, la edificación apenas subió 1.3% en términos anuales en los primeros tres meses de 2017 ante la incertidumbre y el incremento en el costo del crédito, por lo que realmente hay poca vivienda nueva, y ello se aprecia en el crédito que otorga la banca a las empresas constructoras, cuya cartera total bajó en términos anuales en abril -0.5 por ciento.

Y sí, mis queridos seis lectores, no sería raro que en la segunda mitad del año la cartera de préstamos para el sector construcción, que tradicionalmente ha sido mayor a la de tarjetas de crédito, se rezagara y crecieran más los créditos con plástico, muestra de las elevadas tasas de interés para proyectos de largo plazo.

Tratando de defender al peso, Banxico elevó fuertemente el diferencial de tasas entre México y EU. Sin embargo, ello hace atractivo nuevamente tomar deudas en dólares, ya que el diferencial vuelve a ser muy alto. En consecuencia, es muy probable que en los próximos meses, conforme el tipo de cambio se estabilice entre 18.30 y 19.20 pesos, las grandes empresas, sobre todo las que tienen operaciones en diferentes partes del mundo, opten nuevamente por pedir prestado en dólares o euros y paguen sus créditos en pesos, como ya estamos observando en el sector minería, cuya cartera bancaria bajó 2.1% en marzo y 3.2% en abril.

Del otro lado de la moneda, entre los sectores que aceleraron la solicitud de créditos en abril están alimentos procesados, bebidas y tabaco, así como productos metálicos, y maquinaria y equipo, ante el incremento de las exportaciones automotrices.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6