×
Norma Alvarado
Norma Alvarado
ver +
Lic. Norma V. Alvarado Martínez / [email protected] / Twitter: @NORMAVALVARADO / Facebook: Norma Alvarado. / Estudio Ciencias de la Comunicacion, es catedratica en la Universidad Autonoma del Noreste y en la Universidad Vizcaya de las Americas.

" Comentar Imprimir
11 Junio 2017 04:00:00
¡Sí, merecemos gobernantes honestos!
Se habla de “malos” y de personas que se dedican al “crimen organizado”, pero me pregunto: ¿Y aquellos que trabajan para el Gobierno… no son una banda de ladrones bien organizada? ¿Cómo es que se inician investigaciones y al final de estas, salen abantes, como si fueran blancas palomitas, no blancas gaviotas…porque esa es oootra historia? ¿Si son las mismas leyes para todos? ¿Cómo a las personas comunes y corrientes se les juzga por robar algo, como una joya, un auto o cualquier cosa… lo atrapan, lo juzgan y entra a la cárcel?

¿Y los que roban millones cuando son gobernantes o están en el poder? ¿A esos los dejan libres para que vayan a estudiar (Ciencias Ocultas) a España o se paseen por Cuernavaca, aludiendo que son inocentes y que han manchado su honorable honor? ¡Y lo peor, amenazan con regresar al teatro político! ¿Para ello las leyes son otras? ¿Qué pasa en México? ¿Nuestro país cuenta con buenas leyes, pero no se
instrumentan correctamente?

A mi juicio, nuestra jurisprudencia está hecha para permitir, a todos aquellos que pasan en turno por el Gobierno, que cometan todo tipo de ilegalidades.

Las leyes mexicanas toleran todo tipo de arbitrariedades; como abuso de autoridad (se castiga solo con 2 semanas de salarios mínimos), peculado (prescribe en un año), el enriquecimiento ilícito (prescribe en solo 3 años) o el conflicto de intereses, tráfico de influencias (prescribe en 3 años).

La justicia no existe en México. Lo que sí existe es una impunidad increíble. Dicha impunidad es protegida por los mismos partidos, por los mismos que hacen las leyes, los mismos que están ahí.

No solo los “malos están organizados”, “El Gobierno es el crimen mejor organizado”. Nombres, podría dar muchos, por ejemplo, Javier Duarte y su honorable esposa, que por cierto puso a pensar a todo México, sobre la “Ley de la Atracción” con su frase: ¡Sí merezco abundancia, sí merezco abundancia! (La verdad no necesitaba atraer nada, estaba en el lugar idóneo para robar a manos llenas, la abundancia llegaba solita… ahora que escriba en su cuadernito 1000 veces o más: ¡Sí merezco la cárcel, sí merezco la cárcel!



¡Feliz domingo! ¡Abrazote de oso!
¡Sí, merecemos gobernantes honestos!



E-mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Cel: (878)788 9572
Twitter : @NORMAVALVARADO
Facebook: Norma Alvarado
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2