×
Wicho Durán
Wicho Durán
ver +

" Comentar Imprimir
13 Agosto 2018 04:00:00
Siempre solidario!
En varias ocasiones me he rapado en solidaridad con las personas que dan lo mejor de sí en su lucha por vencer el cáncer, estoy seguro que mucho antes de lo que todos esperamos pronto empezarán a salir nuevos medicamentos que puedan curar de raíz esta enfermedad, pero aun más seguro estoy de que realmente lo que logra vencer esta enfermedad es la implacable actitud con la que cada paciente afronta esta situación, además del apoyo y amor que reciben de sus familiares y amigos.

Mi solidaridad en esta ocasión es con una familiar que tomó la decisión de raparse esta semana. Desde que tengo uso de razón, el corte de pelo y peinado es algo que caracteriza a las bellas mujeres, sobre todo por el tratamiento que le dan a su cabello, además de la forma que le dan a su peinado para poder salir a la calle, se de antemano que son pocos los hombres que le dan tanta atención a la atención de su cabello, a la gran mayoría si se baña con cierto champú o acondicionador les da por igual, definitivamente no pasa lo mismo con las mujeres, definitivamente es algo que hace admirar a las mujeres que toman la decisión de raparse, no tanto por el valor significativo que yo le pueda dar a través de estas líneas, sino por el gran paso de poder salir adelante sin importar el estereotipo del cabello.

Las fuertes dosis que administran al cuerpo humano para combatir las células cancerígenas son las que debilitan el cabello a tal grado de empezar a desprenderse en grandes cantidades, recuerdo perfectamente como si fuera ayer cuando pasó por ese proceso mi mamá, proceso que vivimos en familia y en el cual siempre nos solidarizamos “O todos coludos, o todos rabones”. En alguna ocasión un amigo me comentó, como no se le va a caer el cabello a tu mamá si el medicamento que le administran funciona como un tipo de veneno para matar al cáncer.

Como siempre les deseo la pronta recuperación y mejor de buenas vibras, no solo a mi querido familiar sino a las miles de bellas mujeres que pasan por este proceso, al igual que los varones que aún y que no pasen por un proceso similar con la caída del cabello cada uno de ellos también lleva sus propias batallas a diario, ni un paso atrás contra este proceso de la vida que están viviendo, somos millones de personas que estamos con ustedes.

En alguna ocasión hable sobre la palabra solidaridad y la gran importancia que implica esta hermosa palabra, considero que la solidaridad no solo se debe de manifestar cuando un familiar pasa por un proceso que no es nada fácil, sino también hay que practicarlo cuando estamos en óptimas condiciones de salud y con la bendición de contar con muchas cosas a favor, como el simple hecho de contar con un plato de comida en la mesa de la casa.

Hoy en día y quizá como hace muchas décadas, nuestro país es parte de la ruta de miles de migrantes del Centro y Sur de nuestro continente, pasando como siempre frente a nuestros ojos en algún semáforo y manifestando de nuestra parte en la gran mayoría de las ocasiones la indiferencia en la que caemos, aplaudo las miles de organizaciones protectoras de animales, sin embargo considero indispensable que seamos congruentes a la par de poder apoyar a las personas que pasan por situaciones difíciles como lo es realizar un largo trayecto que realizan los migrantes a diario para lograr el codiciado sueño americano con la única finalidad de salir adelante junto a su familia.

En un chispazo de inquietud por querer hacer algo nació la idea en familia de ponernos en los zapatos del migrantes o mejor dicho ponernos en su estomago, a manera de ejemplo de la palabra solidaridad decidimos involucrar a Emiliano en la preparación de unos deliciosos tacos para mitigar un poco el hambre de aquellas personas que están pidiendo algún apoyo económico en los semáforos.

Sé que muchas personas no están de acuerdo con que un migrante se acerque a su ventana a pedirles un peso, pero sé que también existimos muchos más que apoyamos o deseamos apoyar de alguna forma, quizá fue algo muy insignificante brindar un alimento, pero créanme que lo hicimos de todo el corazón, fue gratificante ver la sonrisa de cada uno de ellos por recibir un alimento caliente.

El ejemplo que recibí en mi casa de apoyar a las personas más vulnerables es algo que practico o al menos procuro practicarlo siempre, es una más que una sensación gratificante, es poder arrastras con el ejemplo a mi hijo de lo que me enseñaron mis padres, para que el a su vez lo pueda pasar a sus hijos y así crear una cadena en bien de la sociedad, la cual requiere ser un sociedad unida, sin fronteras, ni nacionalidades, haciendo el bien sin mirar a quien, sin esperar nada a cambio, sin tener que ganar siempre algo por cada acción que realizamos, con una pizca de sensibilizar nuestro sentido humanista basta y sobra.

Hoy es el mejor día de tu vida, por favor aprovéchalo al máximo.

Nos vemos en las redes sociales: Wicho Duán en Twitter / Facebook / Instagram / Snapchat. También mándame tu opinión a través de un whatsapp al 844 326 85 60.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2