×
Gabriel Martínez García
Gabriel Martínez García
ver +
Editor de la sección de Negocios de Periódico Zócalo Saltillo

" Comentar Imprimir
04 Septiembre 2017 04:00:00
Simplemente, ¡bófonos!
En una reunión de fin de semana escuché a dos ciudadanos discutir sobre el tema de las llamadas fotomultas implementadas por la actual Administración municipal para sancionar a los conductores que exceden los límites de velocidad.

El primero defendía a ultranza a Isidro López Villarreal, y con vehemencia afirmaba y aseguraba que gracias al Alcalde se habían reducido los accidentes en los bulevares donde fueron colocadas las fotocámaras y que por ende también habían disminuido los saldos trágicos.

Muy apasionado, el ciudadano exponía que todas las críticas hacia las fotomultas eran generadas desde Palacio de Gobierno, por ser un Presidente Municipal surgido de la oposición y por tener ideas e iniciativas que a ningún alcalde priista se le habían ocurrido, pero que en realidad era una medida sumamente trascendente.

“Es tan bueno el sistema de las fotomultas que hasta el propio Manolo Jiménez ya dijo que las va a mantener, y que habrá descuentos importantes para que todos los automovilistas que tienen este tipo de infracciones pasen a pagarlas”, dijo el ciudadano defensor de “Chilo”.

Y no se le terminaban los argumentos e insistía en que no era panista, sino simplemente un saltillense que sabía reconocer a quien sí trabaja por su ciudad y por su gente, mientras continuaba derrochando elogios hacia el actual huésped del Palacio Municipal.

Al final, quien criticaba las fotomultas fue sumamente contundente y le dijo: “Mira, yo no tengo partido, pero sí veo que este sistema es totalmente recaudatario y no veo que lo recaudado hasta hoy en Saltillo por concepto de las fotomultas haya sido aplicado en la ciudad.

“No hay inversiones en nuevos puentes, no veo que hayan gastado un peso de lo recaudado en reponer las lámparas del alumbrado que faltan, en reparar las señales dañadas, ni siquiera en reponer o reparar las ballenas; tampoco han colocado nuevos señalamientos preventivos”, agregó.

Pero no fue todo, el ciudadano lanzó también un argumento inapelable: “Si ese dinero que han recaudado lo hubieran invertido en mejorar todas esas vitalidades, en reparar los camellones y no sólo pintarlos aunque estén quebrados; si Saltillo reflejara que lo recaudado se aplica en la infraestructura y equipamiento urbano, con gusto pagaríamos las fotomultas, pero tanto dinero no les ha servido ni para comprar escobas”.

Simplemente, ¡bófonos!
Imprimir
COMENTARIOS



top-add