×
JC Mena Suárez
JC Mena Suárez
ver +

" Comentar Imprimir
27 Abril 2017 03:00:00
Sin dónde estacionarse
Todo el mundo se traslada de un lugar a otro en automóvil (algunos usan uno propio, otros de alquiler y otros más el transporte público), pero cuando se trata de los negocios, sabemos que hay un factor determinante para asegurar una clientela constante: nos referimos a que puedan llegar con facilidad y estacionarse.

Hay quienes lo tomaron en cuenta y optaron por abrir su negocio en un local con suficiente estacionamiento y contemplando que la gente pueda llegar fácilmente, con lo que causan una buena impresión a su cliente y eso lo hace volver.

Pero hablemos de los principales problemas que tiene un negocio en este aspecto. ¿Por qué es tan importante el estacionamiento? Imaginemos que abrimos nuestro negocio en una calle sin él: aquellos que llegan en automóvil propio y que van a permanecer en el negocio un tiempo considerable, después del cual posiblemente salgan con algunas compras, no les será cómodo caminar con ellas hasta donde se estacionaron, por lo que podrían perderse esos clientes.

El problema es el mismo con los proveedores. ¿Dónde se van a estacionar para descargar la mercancía? El estacionamiento es crucial para que se pueda acceder al negocio.

Creer que estando en las vialidades de mayor afluencia va a garantizar estar a la vista de potenciales clientes. También es un error grave: estas suelen ser las que más conflictos presentan por el excesivo tráfico vehicular y el conductor debe prestar atención a los movimientos de los demás, lo que le impedirá poner atención a los negocios que haya a su alrededor.

Del mismo modo, tendrá que prever sus movimientos con suficiente anticipación para poder estar en el carril correcto para llegar al estacionamiento (si lo tiene) del negocio, de lo contrario, tendrá que dar una vuelta a la manzana y lidiar con las incorporaciones al tráfico. Al salir, igualmente tendrá que enfrentar un inmenso flujo de vehículos que dificultará sus maniobras.

Por último, hay un bulevar en el que pusieron seis topes, uno enfrente de cada negocio. ¿El fin? Que los automovilistas desaceleren, vean los negocios y puedan entrar y salir fácilmente, pero esto trae consigo una gran problemática también: ahora la gente no quiere pasar por ahí por la cantidad de reductores de velocidad, son muy incómodos y las personas temen que puedan dañar su vehículo si los pasan mal. Este bulevar ha dejado de ser atractivo para la gente, que prefiere rodear porque ve que es mucho lío. Incluso hasta ni los clientes de esos negocios quieren ir por lo complicado que se ha vuelto tanto tope.

Hay que tomar en cuenta estos factores para que el negocio pueda prosperar y causar una buena impresión al cliente, y así este quiera volver. En un mundo de carros, el estacionamiento juega un papel muy importante para los negocios.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2