×
Carlos Moreira
Carlos Moreira
ver +

" Comentar Imprimir
15 Agosto 2015 04:06:29
SNTE: Internacional de la Educación
Hace unas semanas se llevó a cabo el Séptimo Congreso Mundial de la Internacional de la Educación (IE), bajo el tema de debate Unámonos por la educación pública – Una educación de calidad para un mundo mejor.

En dicho evento cabe destacar que tuvo una amplia participación la delegación del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, tanto en las discusiones, las ponencias y la toma de decisiones, como en la conformación de la nueva directiva de la Internacional de la Educación, de la cual forma parte hoy en día el máximo dirigente del SNTE, el maestro Juan Díaz de la Torre.

Habría que subrayar que, si bien desde hace tiempo el SNTE es miembro de la Confederación de Educadores de América (CEA), en la gestión del maestro Juan Díaz se llegó a la conclusión de que también era importante pertenecer a la poderosa e influyente Internacional de la Educación, la cual es la agrupación de docentes más grande en el mundo y en ella se encuentran adheridos alrededor de 32.5 millones de educadores de 171 países.

Dicha federación aglutina a 396 asociaciones y sindicatos de docentes de los distintos niveles educativos e implica el gran compromiso de solidaridad gremial y trabajo conjunto en un mundo globalizado, y la oportunidad de compartir experiencias, propuestas y estrategias. Es la respuesta y una oportunidad de defensa a las políticas que guían el quehacer de la mayoría de los gobiernos de las naciones de todo el orbe y que son dictadas desde instancias monetarias.

En el citado Congreso de la Internacional de la Educación se fueron expresando, por parte de muchos de los profesores participantes, inquietudes similares a las que tenemos los docentes en México. La incertidumbre laboral, la necesidad de más recursos para la escuela pública y la preocupación por la incursión de grupos empresariales con intereses económicos en el escenario educativo, entre otros aspectos, fueron parte de muchas de las exposiciones de representantes de educadores de todos los continentes, en la mayoríade los casos –y sin que sirva de consuelo– dibujando situaciones más delicadas a las que ocurren en nuestro país.

También se dieron pautas, recomendaciones sobre lo que es preciso llevar a cabo en el futuro inmediato.

De entrada, se acordó mantener y fortalecer la alianza internacional de las organizaciones sindicales, construyendo acuerdos y acciones de apoyo mutuo.

Así mismo, muchos de los participantes coincidieron en tres medidas que cada organización debe asumir.

Primero, fortalecer la formación ideológica de los agremiados y con ella el sentido de pertenencia. Tener una mayor claridad en el colectivo de la realidad que estamos viviendo las organizaciones sindicales y las estrategias que deben seguirse para fortalecer los derechos de los trabajadores. Saber donde están los adversarios. Comprender que se requiere pasión, pero también inteligencia, al emprender acciones. Entender que se precisa mejorar la imagen de las organizaciones y de sus agremiados.

Segundo, luchar y trabajar por la unidad al interior de las organizaciones sindicales. Unidad que debe fincarse en el reconocimiento de la pluralidad y en el debate interno, pero que además tiene que mostrar la importancia de las coincidencias. Unidad que implica cercanía de los dirigentes con las bases. Unidad que requiere de la participación de los trabajadores. Unidad para el trabajo conjunto, para la defensa de la organización y sobre todo de los trabajadores.

Tercero, participar activamente en la sociedad, tanto en la alianza con grupos sociales cercanos al sector educativo como en la vida política de la comunidad. Muchos sindicalistas subrayaron, sobre todo americanos y europeos, que en el momento en que los grupos de poder observen que los sindicalistas y los educadores pueden definir el rumbo de las contiendas electorales, en ese momento habrá más respeto y hasta temor hacia las siglas que representan a los trabajadores.

Alianzas sindicales

Gobiernos, partidos, empresarios, todos buscan establecer alianzas que fortalezcan sus intereses y la tarea que desarrollan. Los sindicatos en cambio tienden a la división, a desdeñar apoyos y acuerdos.

El mundo y la realidad que se vive obligan a las organizaciones sindicales a establecer diálogo y construir alianzas.

Hay que realizar esfuerzos por acercar las siglas que representan a obreros, campesinos, profesores, médicos, burócratas en nuestro país. Y trabajar juntos.

Y el SNTE debe seguir haciendo lo propio en las instancias internacionales con los sindicatos del sector educativo.

@cmoreira38_5 .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2