×
Carlos Moreira
Carlos Moreira
ver +

" Comentar Imprimir
10 Octubre 2015 04:06:40
SNTE y su historia (primera parte)
Conocer los elementos más importantes de nuestra historia nos permite entender mejor el presente que vivimos, valorar mejor la situación en la que nos encontramos, conocer los retos y los riesgos que enfrentamos y estar en posibilidad de construir proyectos viables para el mañana.

En ese sentido, es a mi juicio un error el hecho de pensar que los actuales tiempos son los más complicados que ha vivido el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación a lo largo de sus cerca de 72 años de historia, y con ello caer en un juicio catastrofista sobre el futuro inmediato.

Sin duda el presente que nos toca vivir se observa difícil para el SNTE y en su conjunto para todo el sindicalismo nacional y en buena medida para la lucha de los trabajadores de todo el mundo. Sin embargo, habría que repasar la historia de la organización sindical que aglutina al grueso de los maestros de México para valorar la gravedad del actual momento histórico. Entender sin duda que cada espacio de tiempo ha representado una especial dificultad para los trabajadores de la educación y para sus dirigentes sindicales.

Ahora bien, para esa tarea y por cuestión de espacio, en esta colaboración no podré abarcar las cinco etapas de la vida sindical del SNTE, comentaré únicamente sobre las fases que van del nacimiento del SNTE hasta 1972, fecha en que asume el control sindical Carlos Jonguitud Barrios. El próximo sábado hablaré, si ustedes me lo permiten, sobre los siguientes momentos sindicales.

La primera de las etapas inicia unos años antes de la realización del Congreso Constituyente efectuado en diciembre de 1943 en el hermoso Palacio de Bellas Artes, en la Ciudad de México. Son los momentos de concertar, de construir; los días y los meses de las difíciles negociaciones para lograr consensos. Hay que recordar que existían un gran número de sindicatos estatales y regionales y diversos liderazgos magisteriales. Los primeros seis años de vida del SNTE se nutrieron de la rivalidad entre diversos grupos, de proyectos distintos, de un sinfín de intereses y de la lucha sindical entre los primeros dirigentes: Don Luis Chávez Orozco, historiador guanajuatense que tuvo que renunciar a mitad de su gestión, y Gaudencio Peraza Esquiliano, apoyado por Vicente Lombardo Toledano.

Valga decir que a mi entender, pocos se atreverían a asegurar que los actuales son tiempos más difíciles que aquellos primeros años en donde la construcción de una organización lo representaba todo para el magisterio nacional y donde el riesgo de la escisión era latente en cada consejo y en cada congreso sindical.

La segunda etapa va de 1949 a 1972 y la encabeza Jesús Robles Martínez. Representa la búsqueda de la consolidación del proyecto, de la estabilidad sindical y de la construcción de los derechos básicos para los trabajadores de la educación. Había grandes retos: el salario era diferente entre federales, estatales y municipales; en muchas ocasiones pasaban meses para que el sueldo llegara a manos de los maestros y, por si fuera poco, no había jubilación, servicio médico y aguinaldo. La certeza laboral no existía: las maestras podían ser despedidas por el solo hecho de resultar embarazadas.

En esta segunda etapa los secretarios generales del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación fueron Jesús Robles Martínez, Manuel Sanchez Vite, Enrique W. Sánchez, Alfonso Lozano Bernal, Alberto Larios Gaytán, Édgar Robledo Santiago, Felix Vallejo Martínez y Carlos Olmos Sánchez. Siendo el primero el líder moral con amplia influencia en la vida sindical y política de nuestro país.

Se obtuvieron importantes avances en materia de seguridad social, pero no en la certeza laboral. El control sindical en todo el país lo asumían directores e inspectores escolares, la participación de los maestros de base era muy limitada. El salario de los trabajadores de la educación era muy bajo. Los logros que se fueron consiguiendo se hicieron en condiciones muycomplicadas.

El Movimiento Revolucionario Magisterial encabezado por el maestro Othón Salazar y con amplia presencia en la Sección 9, se significó como la expresión disidente mas fuerte para la dirigencia nacional del SNTE

Eran, sin lugar a dudas, tiempos difíciles

El final del equipo de Jesús Robles

La disposición educativa de establecer dos turnos en las escuelas fue uno de los causales de la caída del grupo de Robles Martínez, sin duda no el más importante.

Desde la Sección 9 y el Comité Nacional de Vigilancia y con el apoyo del presidente Luis Echeverría se fraguó la salida del Roblesmartinismo y la llegada del grupo encabezado por Jonguitud Barrios. Se
ejecutaron los planes con lujo de violencia.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2