×
Guillermo Robles Ramírez
Guillermo Robles Ramírez
ver +
Licenciado en Comunicación en la Universidad Iberoamericana Plantel Laguna, Posgrado el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Monterrey, Director General de la Agencia de Noticias SIP, Premio Estatal de Periodismo en el 2011 y 2013 en la categoría Columna de Opinión, reconocimiento de labor periodística de la Unión de Periodistas del Estado de Coahuila, Presea Trayectoria "Antonio Estrada Salazar" 2018

" Comentar Imprimir
16 Enero 2019 03:42:00
Solo en películas y novelas
Si existe alguna figura pública sin importar su cargo, que quiera hacer alguna declaración con respecto al bajo índice de denuncias de delito común, no es porque esté bajando la criminalidad.

Así como lo está leyendo, de claro y es que existe una tendencia hacia la baja de acuerdo a información del INEGI, a nivel nacional la denuncia muy apenas llega al 12 por ciento, pero de ahí solo el cuarenta por ciento corresponde a la CDMX, y el resto está distribuido entre las otras entidades federativas del país de manera muy dispareja ya que existen comunidades que tan solo registran solamente el 1 por ciento.

Aunque es una obligación del ciudadano el tener que hacer una denuncia ante cualquier acto ilícito, los mexicanos no lo hacen aun cuando la persona se encuentra involucrado pues con los hechos se ha comprobado con el pasar del tiempo que el afectado se ve envuelto en una serie de procesos que no dejan de ser burocráticos y corruptos.

La cultura de la denuncia cada vez va perdiendo fuerza ante el justo rechazo de las ejecuciones y acciones de la ley que tal parece que tiene más derechos el delincuente común que los ciudadanos.

No obstante, la existencia de campañas publicitarias para fortalecer la costumbre de la denuncia por parte de las autoridades ante medios de comunicación no ha tenido un verdadero impacto ante la población.

Lo mismo sucede con aquellos programas o novelas de series mexicanas transmitidas en televisión en donde no falta el mensaje o moraleja sobre la cultura de la denuncia, pero la gente lo ve como una especie de mito o simplemente se encuentra desmotivada.

No importa las mejores intenciones, es decir, como parte fundamental para que exista justicia o bien, los valores importantes de los derechos de los mexicanos e inclusive el incremento en facultades legales otorgadas a la Comisión de los Derechos Humanos; no son suficientes para convencer o incentivar a la población para que denuncien.

Existen numerosos programas para fomentar la cultura de la denuncia y prevención, que imparten diferentes dependencias federales, estatales, y municipales.

No existe alguna universidad pública o privada en la que no haya pasado cuando menos una conferencia para los jóvenes para sensibilizar la legalidad y por medio de la denuncia se pueda prevenir de manera anticipada, un posible acto o situación que pudiera generar problemas en su comunidad, y al mismo tiempo se les enseña como canalizarlo, es decir, a las instancias correspondientes.

Todo está muy bien y es bueno que se hagan este tipo de programas y campañas publicitarias en los diferentes medios de comunicación y electrónicos, pero las conferencias son igual que en las películas y las telenovelas, porque logran el objetivo de motivar e incentivar a los estudiantes, amas de casa, televidentes, etc., es decir, creen salir y hacer ejercer sus derechos pero en la realidad es otra cosa, porque cuando se trata de ponerlo en práctica, la realidad es otra. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013, Presea Trayectoria “Antonio Estrada Salazar” 2018) http://www.intersip.org
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2