×
Guillermo Robles Ramírez
Guillermo Robles Ramírez
ver +
Licenciado en Comunicación en la Universidad Iberoamericana Plantel Laguna, Posgrado el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Monterrey, Director General de la Agencia de Noticias SIP, Premio Estatal de Periodismo en el 2011 y 2013 en la categoría Columna de Opinión, reconocimiento de labor periodística de la Unión de Periodistas del Estado de Coahuila.

" Comentar Imprimir
11 Junio 2018 04:00:00
Su causa será siempre el hombre
En la actualidad Coahuila, está pasando por uno de sus peores inicios del año con respecto al calor y obviamente a la sequía por el retraso de la lluvia. Autoridades tanto estatales como federales, ya habían alertado sobre el incremento del calor, pero no era solamente para la población, así como sus mascotas, sino era una alerta general.

Y aunque en épocas de sequías por lo general es más propenso a los incendios forestales, ya que hay una vegetación que se seca siendo un combustible fácil para prender fuego provocando un gran incendio sobre todo en aquellas zonas boscosas. Pero el problema sobre los incendios forestales es que siempre serán iniciados por el ser humano.

La irresponsabilidad del hombre sobre la naturaleza deja muchas pérdidas no solamente a la ecología sino siempre pone en peligro la integridad de otras personas.

Es muy lamentable la pérdida de más de 800 hectáreas en el reciente incendio en la sierra de Arteaga el cual apenas el pasado viernes se pudo controlar el 95 por ciento.

Aunque hubo muchos memes sobre este infortunado accidente en la que trataron de culpar a los eloteros, así como muchas otras hipótesis de cómo inició el incendio sobre la zona boscosa de la sierra de Arteaga, Coahuila, va ser imposible dar con los responsables, o igual no precisamente tuvo que haber gente precisamente provocando el incendio.

Pero de algo de lo que sí es seguro es que el hombre es responsable de este tipo de incendios, sin estar presentes ya que con la simple visita de personas irresponsables hayan dejado en su pasar vidrios o arrogadas botellas, e igual cualquier cosa similar que con el simple hecho de reflejar los rayos del sol son suficiente para provocar incendios ya que cualquiera de estos elementos concentra la luz solar en un punto generando el suficiente calor para prender esa vegetación seca.

Es lamentable que toda esa vegetación hecha cenizas no va poder retoñar por sí solo, sino tendrá que intervenir nuevamente el hombre para reforestar nuevamente, pero pasaran años para volver a ver esos pinos grandes y lo peor de todo es que antes de reforestar tendrá que pasar dos años para poder hacerlo.

Esto también implica un gran impacto no solo al medio ambiente sino también se verá reflejado en el cambio de temperatura en su alrededor, en donde obviamente se sentirá más calor.

No olvidemos también que no solamente embellece a la vista las zonas boscosas sino también son parte del pulmón de una comunidad, así como el de sus áreas urbanas cercanas a la sierra de Arteaga.

Más de 200 mil paseantes eligen como punto de destino la Sierra de Arteaga durante la larga temporada vacacional que se aproxima, sin embargo, son pocos los que conocen realmente el sentido de la leyenda "Prohibido prender fogatas", que en nuestro estado es un delito que alcanza hasta siete años de prisión, pero que en realidad son pocos o ninguno que ha sido consignado por ello, aunque el 100 por ciento de los siniestros se atribuye al descuido humano.

La mayoría de éstos se presentan en ese paraíso boscoso de las sierras de Arteaga, que además de proporcionarnos una gran vista a todos los visitantes, resulta ser un enorme pulmón de nuestra árida tierra.

Es importante resaltar que los operativos de incendios forestales en colaboración con personal del medio ambiente del Estado en todo el año en alerta.

Aunque a la fecha no se tenga un registro sobre la consignación de alguien por provocar un incendio, esto no implica que no existen los instrumentos legales para proceder respecto al Código Penal de Coahuila, por delito ambiental que es provocar un incendio forestal que comprende de 6 meses a 7 años de prisión.

Hay que hacer conciencia, de costumbres, de no concebir el día de campo sin la carne asada, por eso es que todas las instancias están trabajando en el fomento a la conciencia y la aplicación de castigos es la única manera de hacer cultura a no llamar a las llamas.

La cultura de la prevención es el mejor apaga fuegos que puede existir para nuestras zonas boscosas de la entidad, haciendo campañas de concientización y sanciones que se apliquen para que los vacacionistas no solamente dejen un derrame económico, sino que también se lleven en sus vidas una nueva forma, cultura y estilo de vida con respecto a la vida de forestal. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) http://www.intersip.org
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6