×
Ricardo Torres
Ricardo Torres
ver +

" Comentar Imprimir
28 Julio 2017 04:00:00
Superioridad impuesta
Un abogado, en una tienda de mascotas para abogado, pregunta al encargado: –¿Cuál mascota me recomienda? El de la tienda le dice: – ¿Le parecen estos tres loros? El abogado ve al loro más joven, con cara de nerd y pregunta: –¿Cuánto vale? –Mil dólares! –¿Pues qué sabe hacer? El encargado le dice: –Sabe toda la legislación procesal, así como la jurisprudencia, y sobre todo maneja al dedo lo referente a la conciliación y al arbitraje! El abogado voltea y ve al otro loro: –Y este maduro, ¿cuánto cuesta? –Ese le vale 3 mil dólares. –Ah, caramba ¿pues qué sabe hacer? –Se sabe toda la legislación vigente, las últimas reformas a los Códigos, el TLC, así como el contenido de todas las Gacetas con los comentarios de los sabios diputados! –¡Ahhh! – responde asombrado el abogado! Oiga, y por pura curiosidad, ese loro flojo que siempre está dormido, de allá, ¿cuánto vale? –Diez mil dólares. – ¡Me lleva! ¿Qué sabe o qué hace? Le responde el de la tienda: –Pues mire, tengo 2 años con él y desde entonces no dice ni hace absolutamente nada, pero estos dos loros le dicen ¡“magistrado”!

El anterior chiste es oportuno, ya que, al igual que el loro flojo, el INE, valiéndose de la superioridad jerárquica que por alguna causa desconocida le otorga la ley, intenta ahora erigirse como la máxima autoridad en materia político-electoral e infalible organizador de comicios en nuestro país, a sabiendas de que en la práctica jamás lo ha demostrado.

La culpabilidad del INE en las fallas en la elección celebrada el pasado 4 de junio en nuestro estado es ineludible, ya que el organismo nacional se limitó a sobrevigilar al IEC, al punto de olvidar realizar correctamente las tareas propias que la ley le impone.

El maltrato, la poca paga y la precaria capacitación a funcionarios de casilla por parte del INE trajo como consecuencia errores y dilaciones en el llenado de actas de jornada, y en el traslado de los paquetes electorales al lugar de acopio, lo que se vio reflejado en el titubeo por parte del IEC al verse imposibilitado para adelantar resultados tanto en el PREP como en el conteo rápido.

Entonces, el principal problema que enfrentó la pasada elección local no fueron precisamente los rebases de topes de campaña, sino la falta de coordinación y revisión de los principales aspectos y etapas del proceso electoral.

Así que, repetir la elección en Coahuila, por las causas que propone el INE, sólo le servirá a este para expiar sus culpas, pero será difícil para los coahuilenses enfrenar una larga temporada de incertidumbre política y social, ya que, de suceder, implicaría el agonizante regreso de los partidos políticos cuyo registro ya les había sido retirado por los electores, los cuales, gracias a la mala conducción del proceso, seguirán viviendo del erario por todo este tiempo, y qué decir de la posibilidad de reivindicación de exmandatarios que intentan eternizarse en las canonjías del poder.

De persistir el INE en su conducta, será necesario, entonces, considerar al órgano electoral local como la mejor alternativa para la organización de la elección extraordinaria, ya que un órgano electoral en nuestro estado jamás llegó a los extremos de incertidumbre que ahora propició el INE por sus evidentes omisiones y altanerías, aprovechadas ahora por políticos para sembrar la incertidumbre y el caos en el ambiente.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2