×
Teresa Guajardo Berlanga
Teresa Guajardo Berlanga
ver +

" Comentar Imprimir
07 Marzo 2018 04:00:00
Talento mexicano
El domingo de esta semana se llevó a cabo la edición número 90 de los premios Oscar. Esta ceremonia tiene lugar una vez al año y tiene como propósito celebrar el arte del cine y premiar a lo más destacado de la industria. A las personas que disfrutamos y nos interesa el cine, sabemos que el Oscar es uno de los premios más importantes, reconocidos y esperados por actores, directores y productores.

En la celebración de este año, México estuvo más que presente, ya que personas mexicanas recibieron tan deseada estatuilla en diferentes categorías, algo que debe llenarnos de orgullo. Guillermo del Toro, ganó como mejor director; además, La Forma del Agua, resultó triunfadora en la categoría de mejor película, música original y diseño de producción. Por su parte, Coco, a pesar de no ser un filme mexicano, se basa en tradiciones de nuestro país, el cual recibió los premios a mejor película animada y a mejor canción. Recordemos que entre los asistentes a la ceremonia estuvieron presentes Gael García, Salma Hayek, Natalia Lafourcade y Eiza González.

Muchos se preguntarán hacia dónde quiero llegar con todo lo anterior. La respuesta es sencilla y, sin embargo, profunda. Con el pasar del tiempo, es cada vez más común ver a personas mexicanas triunfar en diferentes industrias; la cinematográfica no es la excepción. Las críticas no tardaron en aparecer en las distintas redes sociales. Los temas de burla y reproche fueron de lo más variado: desde críticas a la vestimenta, pasando por quejas de entonación durante una presentación, hasta el idioma en el que se dijo un discurso de agradecimiento.

Lo más interesante, y a su vez alarmante, es que las personas que hicieron burla o criticaron sin ofrecer fundamentos o soluciones, son mexicanas. ¿Cómo es posible que seamos los mexicanos quienes atacamos a otros mexicanos? Es importante aclarar que no todos tienen este hábito; sin embargo, hay una gran parte de la población que sí lo hace.

Este tipo de acciones son las que hablan de nosotros como sociedad; es lo que proyectamos hacia otras naciones. Más allá de demostrar que tenemos un peculiar sentido del humor, deberíamos proyectar y manifestar el orgullo que nos da el hecho de que haya personas con nuestra misma cultura, lenguaje y tradiciones triunfando en lugares en donde probablemente no es fácil. Deberíamos sentirnos contentos como colectividad e impulsar y celebrar el trabajo y los logros de todas aquellas personas que, de una u otra manera, triunfan. Es momento de reconocer el trabajo duro de todos los mexicanos, de reconocer que en nuestra tierra existe talento y admirar a aquellos que han podido demostrarlo; además, estos mexicanos, y muchos otros, deben servirnos como ejemplo a todos nosotros. Es posible lograr lo que nos proponemos, siempre y cuando trabajemos suficientemente duro para obtenerlo. Cambiemos la imagen que compartimos con el mundo por una de respeto, responsabilidad, orgullo y admiración, manteniendo el buen humor que nos caracteriza.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6