×
Verónica Martínez García
Verónica Martínez García
ver +

" Comentar Imprimir
05 Septiembre 2016 04:06:29
Tender la mano
El 5 de septiembre de 1997, a los 87 años falleció la Madre Teresa de Calcuta, habiendo ya ejercido 45 años de labor social, comprometida también a enseñar a la gente a tenderse la mano la una a la otra.

A 19 años de su muerte, las organizaciones no gubernamentales, individuos y grupos interesados de todo el mundo, siguen su ejemplo y se unen para ayudar a quienes más lo necesitan generando y contribuyendo en actividades filantrópicas.

El propósito del Día Internacional de la Beneficencia, que se celebra el día de hoy, es sensibilizar a las personas y motivarlas a movilizarse en acciones de carácter incluyente y desinteresado que ayuden a los grupos más vulnerables de nuestra sociedad.

Hay mucho que se puede hacer de manera individual o colectiva a través de organiaciones de la sociedad civil, realizando actividades de concientización y solidaridad, por ejemplo, formar parte de eventos y recaudaciones para mejorar la salud, educación y vivienda, apoyar a grupos vulnerables. Auxiliar a comunidades periféricas dentro de tu propia cuidad o incluso del otro lado del mundo.

Ban Ki-moon, Secretario general de las Naciones Unidas, en su mensaje de 2013, con motivo de la primera celebración de esta fecha, urgió a reconocer a la beneficencia como lo que verdaderamente es: “una noble empresa encaminada a mejorar la condición humana”.

Personalmente, coincido con el secretario general, en tiempos como los que actualmente vivimos, el espíritu de solidaridad debe permear en la comunidad.

Las organizaciones y grupos de beneficencia tienen un papel muy importante para atender las necesidades de las personas. Las expresiones de solidaridad, generosidad y bondad contribuyen a formar un futuro de armonía y paz para todos.

Si bien no deberíamos esperarnos hasta este día, aprovechemos la ocasión para tomar la iniciativa de ayudar y sumar esfuerzos. Hoy más que nunca, en Coahuila contamos con una sociedad crítica y participativa, que tiene frente a sí un Gobierno abierto al diálogo y al trabajo conjunto.

Hagamos muestra de los valores que definen a las y los coahuilenses, que nos hacen una sociedad incluyente, empática y solidaria con todos sus miembros. La aportación voluntaria de nuestro tiempo y conocimientos, hasta las donaciones económicas, en especie o cualquier otra forma desinteresada, puede marcar la vida de otra persona. Quién sabe, pero es posible que alguna vez seamos nosotros quien estemos del otro lado. Pensemos más en dar que en recibir.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add