×
Guillermo Robles Ramírez
Guillermo Robles Ramírez
ver +
Licenciado en Comunicación en la Universidad Iberoamericana Plantel Laguna, Posgrado el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Monterrey, Director General de la Agencia de Noticias SIP, Premio Estatal de Periodismo en el 2011 y 2013 en la categoría Columna de Opinión, reconocimiento de labor periodística de la Unión de Periodistas del Estado de Coahuila, Presea Trayectoria "Antonio Estrada Salazar" 2018

" Comentar Imprimir
28 Agosto 2018 04:00:00
Tendremos que esperar
Para quienes estamos dentro de la formalidad, sin importar el tamaño de la empresa o negocio siempre será un dolor de cabeza los impuestos. Si usted es un contribuyente, se ha dado cuenta que con el pasar del tiempo, y cambio de administraciones federales la carga fiscal se hace cada vez más pesado.

No importa el color de la bandera, es decir, ya nos probamos tanto con el PRI, así como con el PAN, y no más no existen estímulos fiscales sino todo lo contrario buscan la manera de fregar más a las pequeñas y medianas empresas.

Una fiscalización constante tanto para los contribuyentes, así para el resto de la población en donde cada vez los mexicanos se han dado cuenta que es puro cuento de los bancos al momento de abrir una cuenta, y dicen que no son fiscales, cuando en realidad todas están fiscalizadas y si creen que por el hecho de nunca haber visitado al SAT para darse de alta como persona física, no se preocupen que al momento de tener una cuenta bancaria las mismas instituciones bancarias lo hacen por ti.

Ante la sorpresivas “cartas invitación” que ha mandado a diestra y siniestra la Secretaria de Hacienda, ante depósitos en efectivo mayores de 14 mil pesos mensuales ya eres motivo de ser auditado.

Es por eso que cada vez más mexicanos tienen literalmente como decían el dinero debajo de la colcha para evitar ser fiscalizados. Una situación en la que aparentemente los bancos se han visto afectados por el cierre de cuentas de muchos particulares, y por otro lado asegurados con los contribuyentes porque forzosamente se requiere de un instrumento de institución bancaria para poder hacer operaciones empresariales.

Ahora bien, por otra parte, si usted ha estado metiendo las pocas facturas que pudieran ser deducible de impuesto y observa que no más no bajan, sino todo lo contrario; es por la sencilla razón de que las compras deben de venir de una cuenta bancaria fiscal, esto no incluye las tarjetas de crédito personal.

En esta parte la misma Secretaria de Hacienda se ha metido un autogol ya que cual es el caso de pedir facturas de cualquier compra si no es deducible por no venir de una cuenta bancaria y no todas las empresas o negocios aceptan cheques.

Así que entre menos emisión de facturas porque la gente no los pide es más fácil de no declarar ingresos, y ahora sí que hacer magia junto con el contador para guardar ese dinero en la casa. Un secreto a gritos que no es algo que en lo personal esté inventado, sino es una triste realidad, para sobrevivir.

Vamos a tener que esperar ahora en la nueva administración federal de nuestro presidente electo Andrés Manuel López Obrador, quien tanto en el mes de abril y julio ha hecho declaraciones con respecto bajar el IVA e ISR. Algo que tiene confundido a los contribuyentes ya que primero dice que lo hará en toda la república ya en otra declaración menciona que lo hará solamente en la zona fronteriza.

Algo que solamente hasta llegar en su toma de protesta y dejar pasar los primeros meses sabremos la verdad, sin embargo, algo que ayudaría más es buscar estímulos fiscales que ayuden tanto a las pequeñas y medianas empresas, así como al sector del comercio.

La eliminación de la fiscalización bancaria, una medida que nunca ha servido para su propósito para el cual fue creada ya que ni los capos del crimen organizado, y ni tampoco los funcionarios principalmente gobernadores que han saqueado al país, así como su localidad, no han sido atrapados por este mecanismo. Al contrario, siguen robando más y descaradamente.

La reducción de impuestos, en el caso de llegarse a cumplir ese sueño efímero que cualquier contribuyente pudiera tener o creer, tendrá que ser de manera general para evitar simulación de operaciones comerciales y poderse ver beneficiados porque en alguna entidad federativa pagará menos impuesto que en otra.

El verdadero reto es el crear un mecanismo para poder evitar que muchos funcionarios públicos sigan robando dinero y aprovechándose de los huecos legales y/o conceptos como son aquellos recursos denominados “fondos perdidos”, y el crear una fiscalización más similar al resto de las empresas ya que la contabilidad de las instituciones de gobierno no es igual a las de cualquier mexicano mortal. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013, Presea Trayectoria “Antonio Estrada Salazar” 2018) http://www.intersip.org
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2