×
Químico del Amor
Químico del Amor
ver +

" Comentar Imprimir
20 Marzo 2017 03:00:00
Tengo pareja, pero me gusta alguien más
Este caso es enviado por una amiga de redes sociales. Esta situación es muy común en el “cuento de hadas” con el que nos educaron a la mayoría, nos enamoramos de alguien y ese sentimiento nos eleva, nos convierte en mejores personas incapaces de mirar con deseo a alguien más.

Con el tiempo, estos sentimientos se vuelven más intensos y el amor crece más y más; en la realidad, el amor no funciona así.

El ser humano, por naturaleza, no es monógamo de por vida, somos monógamos en serie, nuestro cerebro está diseñado para sentir atracción por una persona, posteriormente obsesionarnos con ella por un periodo promedio de 18 meses a máximo cuatro años y sentimos que la queremos demasiado después de tener un hijo, posteriormente sentimos deseo por otra persona, muchas personas abandonan a la pareja e inician el ciclo con alguien más.

Muchas parejas no se abandonan, pero ya no tienen intimidad porque trabajan demasiado, comen en el trabajo, llegan a casa agotados, se dedican demasiado a los hijos o a sus padres, a un club social, a un grupo de la iglesia, la carne asada con los amigos, chatear con alguna compañera o compañero de trabajo, coquetear o salir con alguien más y cada vez las relaciones sexuales entre la pareja son más esporádicas, de menor duración y calidad.

El matrimonio o noviazgo se vuelve rutina, y si tu pareja no es tu amante, es probable que lo sea alguien más. En algunos casos no se da la infidelidad, pero sí un hueco emocional en la relación que crece conforme se vuelve más grande la distancia tanto física como en comunicación entre la pareja.

Es natural, con ello no quiere decir que sea ético ni recomendable, es como una alerta para trabajar en pareja, llegar a acuerdos para reestimular el enamoramiento, deseo y pasión entre los dos.

Sin embargo, es un proceso complicado que no se logra en todas las parejas, sino que depende de la combinación de factores genéticos, químicos, psicológicos y sociales; no es sólo cuestión de echarle ganas, sino de echarle conocimiento. En realidad elegimos a la pareja después de varios filtros: si te enamoraste sin pensar, no elegiste; si evaluaste costo y beneficio, metas a largo plazo, valores en común, etcétera, ¡elegiste al mejor de todos!

Con el avance de la relación, la pareja cambia de objetivos y es como una auditoria donde revalúas lo que tienes y a la
competencia.

Nuevamente tienes que ser el mejor para que tu novia o esposa te elija como amante y no se quede contigo sólo por compromiso. Lo mismo ocurre con el esposo, evalúa si le convienes para estar juntos otros cinco o siete años más, que es cuando se presentará la siguiente crisis y dudas en la relación.

Recapitulando, es normal que sientas mucha atracción por alguien más, sobre todo si la relación ya está en la etapa de la costumbre, si tus hijos ya no dependen tanto de ti o si tu pareja ya no te apoya como antes, sobre todo si ya no te sientes segura con él.

En este punto tienes dos opciones: reactivar la pasión y plantear objetivos nuevos en pareja, o poco a poco se alejarán emocionalmente, hasta que recuperen su individualidad en la que irán a fiestas solos, no compartirán intereses ni pláticas profundas, abrazos, sexo, hasta que se termina la pareja y estas listo para reiniciar el ciclo con otra persona.

Hay una tercera opción: no dejas a tu pareja porque lo amas y tienen un proyecto o hijos en común, pero experimentas la pasión con una tercera persona. Con el tiempo también se termina el enamoramiento con él y avanzas al amor duradero, pero ahora tienes dos parejas que amas, con las que elevas la oxitocina, que es una molécula que nos obliga a permanecer con la pareja, situación complicada,¿verdad?

En realidad el amor no es exclusivo, sólo el enamoramiento nos convierte en personas fieles, pero es una etapa efímera.

¿Quieres saber más? Facebook: el químico del amor. (En el muro encontrarás mucha información gratuita).

¿Tu pareja es muy celosa? ¿Sufriste una infidelidad? ¿No te deja ver a tu familia o amigos? ¿Quieres saber si tu pareja es infiel? Asiste a la conferencia del 31 de marzo. Cupo limitado, reserva al 844 1000 862. ¿Quieres que el dolor termine? ¡Tengo la solución! Separa tu cita.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add