×
Yuriria Sierra
Yuriria Sierra
ver +

" Comentar Imprimir
13 Marzo 2016 03:00:09
Teresa Mendoza también llora
Es claro que Kate del Castillo esperó a que todos los involucrados mostraran sus cartas. Cada uno de los protagonistas (o actores secundarios) en la telenovela, que inició con la recaptura de “El Chapo”, despejó el escenario para dar paso a su real protagonista. Hablaron todos, hicieron sus posicionamientos mediáticos y, seguramente, legales. Después de ello, la actriz mexicana por fin concedió una entrevista a The New Yorker. Tras leer el reportaje-entrevista, firmado por Robert Draper, tuve la sensación de que lo suyo sigue siendo la mitología telenovelera. Sólo que decidió situarse en otro de los arquetipos: el de la buenita, que es la eterna víctima de su propia ingenuidad. Según Del Castillo, sólo quería hacer realidad un sueño: producir y actuar en la película que narrara la vida del narcotraficante. Incluso, decidió desmentir a Sean Penn en aquel dato del supuesto encuentro con un retén militar cuando iban a encontrarse con el líder del cártel del Pacífico. Y tal como su padre, Eric del Castillo, lo había declarado, se dijo engañada por el exesposo de Madonna, al no saber que el encuentro con Guzmán Loera tenía como finalidad la publicación de la crónica-cuestionario en Rolling Stone.

A lo largo de la entrevista, Kate no suelta a “su ingenuidad” como la gran responsable: por su buen corazón e intenciones resultó engañada y utilizada. Asegura que los acercamientos con “El Chapo” se debieron a que el capo respondió aquella carta que publicó en Twitter hace años, donde lo invitaba a “traficar con el amor”. Una lista larga de adjetivos en los que Guzmán calificó las cualidades de la actriz, la convenció de responder a su llamado para convertirse en la cabeza del proyecto que llevaría su vida a la pantalla grande. Al inicio de la crónica de Draper, la actriz cuenta cómo en los tiempos del controvertido Twitter, incluso su hermana Verónica le recriminó el haberse quedado atrapada en su personaje de Teresa Mendoza. Más tarde, lo hizo Arturo Pérez-Reverte (autor de La Reina del Sur) cuando, tras el escándalo del encuentro con
Guzmán, le escribía un tuit dando por sentado que Del Castillo parecía estar actuando más como aquel personaje que como ella misma.

Será que es lo único que conoce, que sabe qué efectos tiene en el inconsciente colectivo, que eso le recomendaron sus abogados. Ha decidido instalarse en el papel de la protagonista vejada y abusada por la maldad ajena. Últimamente ya vimos demasiadas contradicciones entre viejos y nuevos protagonistas (Rosa Isela Guzmán, hija de “El Chapo”, quien dijo y se desdijo); las declaraciones y amagos mediáticos de los
abogados de “El Chapo”, Sean Penn y sus declaraciones en la entrevista en 60 Minutos a la cadena CBS. A toda esa madeja de enredos se suma la de Kate, quien tomando de la mano la sombra de Teresa Mendoza espera que lo que se resuelva concluya en su absolución de cualquier nexo criminal, como en la novela, donde todo termine siendo entendible, porque todo lo que hizo fue, primero, por necesidad; después,
por amor, pero nunca por maldad. Aquí fue por amor al arte, sólo quería realizar una película que la catapultara a las grandes ligas, contando una historia que, incluso, habría seducido a Oliver Stone. Lo curioso es que, como se lee en lo publicado por The New Yorker, ni la recaptura ni la investigación que la PGR realiza sobre ella han mermado sus deseos por realizar esa cinta. Seguro Kate piensa que, al igual que en La
Reina del Sur, aunque pase momentos complicados, al final terminará por salir librada. Habría que recordarle una de las frases de Teresa Mendoza: “El pasado nunca muere, está ahí; regresa cuando menos lo necesitas”, porque ése, en la realidad y no en la ficción, sigue siendo investigado por la PGR, por Hacienda y por la DEA.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2