×
Ricardo Torres
Ricardo Torres
ver +

" Comentar Imprimir
05 Enero 2018 04:01:00
¡Terrible panorama!
Terrible, el panorama en este 2018, lo anterior respecto a la elección local en nuestra entidad, ya que, precisamente es Coahuila en donde de manera extraordinaria los alcaldes recién elegidos en el 2017 gobernarán sólo un año, lo que coloca en una misión imposible a quienes buscan ser reconocidos por la ciudadanía que los eligió.

Y es que en la próxima elección de alcaldes en nuestro estado existirá la posibilidad de que quien ha sido electo como presidente municipal para la Administración 2018 pueda reelegirse en el proceso electoral local del mismo año, para postergarse en el cargo, por lo menos otros 3 años; de ahí que se hace necesario el reconocimiento a su labor.

Además, debo mencionar que en esta elección local para la renovación de las 38 alcaldías de nuestro estado, los alcaldes en funciones podrán, desde su silla, hacer campaña política electoral y buscar reelegirse para el mismo puesto y por el mismo partido que los postuló y llevó a tal compromiso público.

Ante este loco panorama, plagado de excesos y disparates, todos ellos provocados tanto por los legisladores locales como por los federales, así como por las autoridades jurisdiccionales electorales (TEPJF y TEPJE), los coahuilenses habremos de salir, otra vez, a votar el próximo domingo 3 de junio de 2018, en lo que respecta a la elección local, para elegir 38 ayuntamientos.

Así pues, y en un afán de salvar lo insalvable, el Instituto Electoral de Coahuila, en sesión de fecha 24 de diciembre pasado, aprobó un manual al cual denominó como: “Lineamientos que regulan a las y los funcionarios públicos o presidentes municipales que no se separen de su cargo y que busquen ser reelectos (as) para la integración de los ayuntamientos del estado de Coahuila de Zaragoza, para la precampaña y campaña, en el proceso electoral local ordinario 2017-2018”

Dicho reglamento cuenta con cuatro grandes apartados, numerales o artículos, que a la letra dicen:

“1.- No podrán realizar actos de precampaña y campaña en días y horas laborables, en atención a lo que establezca cada ayuntamiento. 2.- No podrán utilizar recursos públicos, ya sea humanos, materiales o económicos que sean del ayuntamiento. 3.- No podrán disponer del personal que se encuentre dado de alta en la nómina del ayuntamiento, del cual ejerce su administración, para realizar actos de precampaña y campaña en horas laborables, ni de aquel otro que sea pagado por el ayuntamiento (sic). 4.- Deberán observar lo dispuesto en la constitución política de los Estado Unidos Mexicanos, la local del estado de Coahuila de Zaragoza, el código municipal del estado y la demás legislación, reglamentación y normatividad aplicable”.

Preceptos todos inaplicables, o por lo menos inobservables, ya que lo que no dice el Instituto Electoral es que ninguno de estos obvios mandamientos está dentro de sus facultades reguladoras, ya que, según la ley, este instituto carece de facultades para fiscalizar a quienes de manera deliberada hagan campaña en horarios laborables, dispongan de los recursos del erario para sus campañas o que desvíen las funciones del personal del ayuntamiento.

Es evidente que dichas circunstancias nos ponen a merced sólo de la buena voluntad de los acaldes-candidatos y sus partidos para que no caigan en tentación, o lo que es lo mismo: ¡terrible panorama!

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo) | @Ricardo Torres_1
Imprimir
COMENTARIOS



0 0 1 2 3 4 5 6