×
Armando Luna Canales
Armando Luna Canales
ver +

" Comentar Imprimir
05 Agosto 2013 03:00:11
Testimonios de la barbarie
Los romanos llamaban “bárbaros” a aquellos que vivían más allá de sus fronteras. Los clásicos le dieron el nombre de bárbaros a todos los extranjeros de las comarcas fronterizas con el imperio, con los que lucharon en algún momento de la historia. Los griegos, por su parte, utilizaron la palabra “bárbaro”, que su traducción literal es “el que balbucea”, para referirse también a personas extranjeras, que no hablaban griego y cuya lengua sonaba como un balbuceo incomprensible “bar-bar”.

Hoy en día la palabra bárbaro tiene poco que ver con el hecho de ser extranjero, incluso, ahora tiene una connotación de horror, de salvajismo, de crueldad, de una maldad infinitamente fuera de la realidad.

Vale la pena observar esta peculiar forma que tiene el maestro Fernando Botero para transmitir el sentimiento de todo un pueblo colombiano y convertir su realidad en arte.

Este viernes 2 de agosto en el Museo Arocena pudimos observar la obra del artista colombiano titulada “Testimonios de la barbarie”. Una exploración a la violencia que vivió Colombia en los momentos de mayor tensión y descarnada crueldad en torno al narcotráfico

Compuesta por 25 pinturas, seis acuarelas y 36 dibujos, la plástica representa el horror de familias enteras, de mujeres que observan a sus hijos desaparecer ante la fatalidad de la violencia. De coches bomba sucumbiendo una ciudad entera, de personas descuartizadas, decapitadas, mutiladas y de velorios con cientos de ataúdes desfilando por las calles.

El contenido de su obra también recuerda las terribles páginas de muchos de los diarios en México, de los noticieros nacionales que ponen en sus titulares la representación salvaje de lo que Botero nos explica en su trabajo.

Podría verse lejano, si lo observamos sólo como un hecho que se suscitó en suelo colombiano, pero no, esto lo hemos vivido y lo vivimos actualmente en nuestro país.

La rivalidad entre delincuentes se manifiesta en estas formas y vemos como la realidad supera la ficción. El día de hoy estamos mejor que hace unos días y mucho mejor que hace un mes, que hace un año, sin duda mejor que el antepasado.

Los índices delictivos están bajando, los homicidios dolosos están en decremento y las acciones de la autoridad son cada vez más contundentes en contra de las personas que delinquen.

Falta mucho por hacer. La prevención del delito, la cultura de la denuncia y la confianza de la ciudadanía, son temas que se tienen que seguir trabajando.

Hemos avanzado muchísimo, en ciudades como Torreón y Saltillo se ha cumplido con la meta prevista de disminuir los homicidios dolosos, sin embargo queda un largo camino por recorrer. Estamos en la ruta correcta, el camino es el indicado, pero los buenos resultados a la fecha no nos llevan, bajo ninguna circunstancia, a pensar que este problema ya pasó.

Además de la plástica y de la representación de la realidad, esta exposición debe recordarnos a cada habitante sobre la “barbarie” de la que es capaz el ser humano. Pero también nos lleva a pensar que no hay esfuerzo o recursos que debemos de escatimar; debemos eliminar estos problemas y evitar que vuelvan a presentarse.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2