×
Héctor Reyes
Héctor Reyes
ver +

" Comentar Imprimir
03 Agosto 2018 04:00:00
¿Tiene AMLO una estrategia de comunicación?
Algo que tiene que hacer el próximo presidente de México es poner en orden a sus futuros colaboradores y “alinearlos” en las declaraciones que hagan (lo mejor es que ya no hagan tantas, pero, bueno), y lo decimos con todo el respeto que nos merecen, pero si de algo hemos hablado en distintas entregas, es sobre la estrategia de comunicación de Andrés Manuel López Obrador, AMLO.

Como lo mencionó Alejo Sánchez Cano, columnista de El Financiero: “Hoy en día todos hablan, confunden y mellan la confianza de la ciudadanía; algunos hacen declaraciones sólo para interpretar lo que quiso decir el jefe. Sin embargo, pocos han tenido acuerdos formales con el próximo Presidente de la República para definir una agenda, lo que provoca un total caos y, por supuesto, abona a que de la euforia colectiva se pase a la decepción, la frustración y el desánimo... los colaboradores, tanto los cercanos como lo que no lo son, arrecian la verborrea para exaltar las acciones y programas del nuevo gobierno, sin siquiera tener la autorización para hacerlo. Parecen voceros de un ente en el que no hay orden ni estrategia de comunicación”. El mayor ejemplo: las declaraciones de Tatiana Clouthier Carrillo sobre la designación de Manuel Bartlett Díaz al frente de Pemex, muy mal mensaje el que enviaron, no se sabe si adentro del equipo hubo o no algún estirón de orejas, pero lo que sí es que se nota una total descoordinación en dicho equipo.

César Yáñez, el vocero y encargado de Comunicación de toda la vida de AMLO y hombre muy cercano al próximo Presidente, juega un papel fundamental, pero una cosa es cierta, las voces del Gobierno del cambio discrepan entre sí, confunden y desorientan a la opinión pública. Unos a base de mentiras intentan posicionarse, como lo expresado en torno a la participación del Papa en los foros para lograr la paz; otros, de plano dicen cada barrabasada que se contradicen totalmente con las posturas expresadas por AMLO.

Para empezar, se tiene que alinear el mensaje de todos los colaboradores principales con el del Presidente, también es menester el trabajo del Gabinete para definir cuáles de esas promesas de campaña son realmente viables y prioritarias para la próxima Administración y, finalmente, definir a los voceros del Gobierno federal, aspecto fundamental, dado que cada secretaría tendrá que alinearse a la nueva política de comunicación de AMLO, pero en un acto de desesperación, ¿no se “brincarán” las barreras impuestas y querrán tener sus propios reflectores? Los miembros del futuro Gabinete de AMLO se han pasado el tiempo en declaraciones en torno a las propuestas que esgrimió el tabasqueño en campaña, pero que, por lo menos en el corto plazo, no van a hacerse realidad.

Más allá del activismo de López Obrador, al que le falta su entrega de constancia de ganador por parte del Instituto Nacional Electoral, se deben orientar los esfuerzos hacia el trabajo de escritorio para perfilar el plan de gobierno sexenal y luego, entonces sí, comenzar a construir la agenda política, administrativa y social y el mensaje que debe de permear entre la población.

Ahorita caminan de atrás hacia adelante y eso se ve, ya que los posicionamientos son contradictorios y ponen en evidencia la carencia de una estrategia de comunicación social adecuada. Si a eso le sumamos que van a desaparecer las áreas de Comunicación, pues no me quiero imaginar el caos informativo que habrá en el sexenio, de ahí lo que comentamos párrafos atrás, que habrá ciertos personajes que probablemente quieran luz propia. Es un error desaparecer las oficinas de Comunicación Social del Gobierno federal, ya que de entrada se atentará contra el derecho a la información que tienen los ciudadanos en torno a las tareas de gobierno.

El concentrar la responsabilidad de comunicar en una oficina de la Presidencia de la República resulta más un entuerto administrativo que una solución al problema de la comunicación, que sin duda existe en la actualidad y se acrecentará en el futuro. No serán suficientes las conferencias diarias, no alcanzaría el tiempo para difundir las tareas que emprende cada secretaría y en general cada dependencia del Gobierno, porque lo que llevará más importancia será lo que declare el próximo Presidente de la República.

Y como dicen varias voces, hasta para su proyecto político transexenal el nuevo Presidente necesita que la comunicación social de su gobierno, además de ser eficiente, diseñe una narrativa que sistemáticamente procesarán los medios de comunicación; sino se trabaja en un mensaje cotidiano bien hecho, ese que el pueblo quiere escuchar y que este sea creativo y creíble –algo muy importante hoy en día– llegará la alternancia en 2024. Está AMLO muy confiado en que sólo basta el trabajo en redes sociales y en el mensaje cotidiano que él haga de las tareas de gobierno para tener informada a la ciudadanía; empero, con el paso del tiempo se dará cuenta de que esto no es suficiente para satisfacer las necesidades de información que requiere una sociedad cada vez más participativa.

PUNTO Y APARTE

Después del impactante accidente del avión Embraer de Aeroméxico que cubría la ruta Durango-Ciudad de México, empiezan a salir diversas declaraciones en torno a este suceso, en espera de que se informe lo que realmente ocurrió, es importante destacar la labor de la tripulación que iba a cargo en dicha aeronave, ya que la pericia del piloto y del asistente de vuelo, así como de las sobrecargos, hicieron posible que no hubiera personas fallecidas, felicidades por su excelente trabajo. Feliz fin de semana, ¡ánimo!
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2