×
Rafael Loret de Mola
Rafael Loret de Mola
ver +
Rafael Loret de Mola Vadillo (Tampico, Tamaulipas; 25 de octubre de 1952). Periodista y escritor mexicano, conocido por ser uno de los más serios críticos del sistema político mexicano. Sus libros, muchos de los cuales han sido best-sellers, contienen información confidencial sobre numerosos actores políticos de México. Jamás ha sido desmentido públicamente.

" Comentar Imprimir
25 Abril 2017 04:00:00
» Tiro por la culata
Los infecundos, infelices y torpes operadores presidenciales –Aurelio Nuño Mayer, secretario de Educación, realiza en ocasiones las veces de gurú mayor-, previnieron que con las capturas del tamaulipeco Tomás Yarrington Ruvalcaba y del veracruzano Javier Duarte de Ochoa, el nuevo satanás de los mexicanos cuando otros principales del inframundo fecundo se esparcen desde el Estado de México –Arturo Montiel Rojas, el primero-, el colectivo caería rendido a favor del priísmo vengador o, más bien, oportunamente coercitivo bajo el peso de las condiciones soterradas. Otra de sus más rotundas equivocaciones.

Estoy cierto, más allá de las encuestas venales, que los mexiquenses, coahuilenses y nayaritas –hasta los veracruzanos que renovarán el Congreso y las alcaldías en la hoy Yuneslandia-, no modificaron su voluntad política y electoral un ápice luego de las sonoras “hazañas” de las policías de Italia, de Guatemala y la Interpol. Al contrario, se carcajearon cuando la PGR pretendió llevarse el gato al agua y el presidente Peña aludió a que sendas capturas mostraban el éxito del combate contra la impunidad. Otra sonora carcajada.

Para que no hubiera duda alguna sobre el desaguisado presidencial, publicamos en nuestro muro de Facebook una lista de medio centenar de elementos, gobernadores y ex, con procesos en espera o ya con órdenes de aprehensión o amparos venales, en apariencia protegidos por la casa presidencial por cuanto a sus complicidades y al hecho innegable de sus contribuciones al peñismo desde que estaba gestándose la precandidatura del mandatario más devastador de la historia de la posrevolución. Entre Calderón y Peña recrean el perfil de Victoriano Huerta Márquez, el chacal.

Con casi doscientos mil muertos y enterrados –sólo en Coahuila se exhumaron cuatrocientos cincuenta y ocho cadáveres desde fosas clandestinas recientemente descubiertas-, sendas administraciones federales estarán manchadas de sangre para siempre; de allí el absurdo de insistir en que la consorte de Calderón sea postulada para ocupar el otro lado de la cama en Los Pinos desde donde fue arrojada tres veces, cuando menos. Y, pese a ello, los criminales miembros de la clase política se solazan alegando que con Duarte detenido ya cumplieron con su deber de expulsar la impunidad de sus terrenos... cuando quienes así piensan resultan bastante peores.
Lo más tonto de todo ello es la reacción de Andrés y sus i
ncondicionales bañándose en salud. Creyeron, de firme, que a ellos les llegaría la hora si Duarte hablaba. Nada más fuera de la realidad si no existe vínculo entre ellos; sólo en caso contrario deberían preocuparse porque no sería sencillo deshacer los entuertos. Se hunden en sus propios temores como lo hacen los de la cúpula gobernante que estiman factible seguir dominando la mente de cada mexicano.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



top-add