×
JC Mena Suárez
JC Mena Suárez
ver +

" Comentar Imprimir
17 Enero 2019 03:59:00
Todo al alza, nada a la baja
El alza en los precios de productos y servicios representa cada inicio de año un látigo que fustiga la espalda de los contribuyentes. Sí, siempre en enero los consumidores son sometidos a castigo, luego de la jauja y fiesta del fin de año.

La cruda realidad llega en el primer mes del año. Despertar de los abrazos, los buenos deseos, es un varazo en la espalda porque de inmediato lo que resta de dinero, si es que hay residuos del aguinaldo, debe entregarse de inicio a dos niveles de Gobierno: el pago del impuesto predial en los tres primeros meses del año, seguido de costear los derechos vehiculares con el Gobierno estatal y cerrar la pinza con el alza en todos los productos de la canasta básica y no básica. Bueno, hasta las multas vehiculares se ajustan al alza de acuerdo con el índice inflacionario de 4.90% con que se cerró 2018.

Sin embargo, hay un hecho que debe considerarse un abuso y es el de que los grandes comerciantes, en su voracidad, buscan dejar sin recursos al consumidor y multiplicar sus ganancias.

Los grandes almacenes compran de todos los insumos y artículos de consumo entre noviembre y diciembre, llenan sus bodegas y venden todo lo que pueden en diciembre, pero quedan con un gran inventario: miles de productos en sus almacenes.

¿Pérdida? De ninguna manera: el 1 de enero de inmediato aplican un alza a los productos pese a que fueron comprados el año anterior a un precio inferior. Pingües ganancias para los bolsillos de los grandes capitalistas y de ahí para el real es siempre lucro, nunca pérdida o merma.

Ellos no se tocan el corazón para medir su alza o absorber el incremento de un producto, no, ellos ni siquiera piensan en el consumidor -no lo ven-, sólo en su mercancía, en sus ingresos. El comprador sólo es un número más. Y los ajustes de precios en los productos no son del 5% como el índice inflacionario, sino que se van del 8 al 33 por ciento.

El 1 de enero acudí a una tienda departamental y en la caja un consumidor llevaba tres paquetes de seis cervezas que unas horas antes valían 49 pesos cada uno, pero cuando le cobraron debía pagar 61 pesos por cada six, esto es 12 pesos más, o lo que es lo mismo, 24.4% más que a las 21:00 horas del 31 de diciembre.

Ahora mismo, la escasez de gasolina que vivimos nos ha impedido ver el ramalazo que nos han aplicado los grandes comerciantes y las autoridades, y no, no es una cortina de humo, es real, igual que el encarecimiento de cada producto que está en su mesa y cada servicio que usted y yo empleamos.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2