×
Lariza Montiel
Lariza Montiel
ver +

" Comentar Imprimir
29 Enero 2017 04:00:00
Todos necesitamos de todos
Está por terminar el primer mes del año, y los hechos de los que hemos sido testigos, directa o indirectamente al ser conocidos por los medios de comunicación, son realmente dignos de una novela de terror. Y si bien, la mayor parte de los seres humanos tendemos a evadir las malas noticias y tratar de concentrarnos en cualquier otra cosa que nos pueda generar felicidad, lo cierto es que para verdaderamente tener la posibilidad de disfrutar de la vida, debemos abrir los ojos a la realidad que nos rodea y sumarnos a la reconstrucción del llamado tejido social, antes de que esa “ajena” realidad nos alcance.

Por hacer un breve repaso de lo sucedido en este 2017, fue durante la madrugada y aún en los festejos por el año nuevo que ocurrió el primer atentado terrorista en una discoteca en la ciudad de Estambul, en Turquía provocando este la muerte de 39 personas, la causa: Las disputas de carácter religioso sostenidas por el Estado Islámico (ISIS). Estas diferencias, han generado a lo largo de la historia la muerte de millones de personas, solo destrucción y ningún beneficio han obtenido sus seguidores.

El día 20 de enero Donald Trump asume la presidencia de los Estados Unidos de América y con ello se marca una nueva fase para la relación binacional que sostenemos con ese país, nada menos que nuestro vecino del norte, y el nuevo enfoque no se augura nada positivo para los mexicanos, ni los que vivimos en
México y mucho menos para los connacionales que residen en su territorio.

Entre las acciones que ya nos han afectado se encuentra la presión a empresas de distintos ramos para cancelar las inversiones que tienen o tenían programadas en nuestro país, la imposición de nuevos aranceles para la importación de productos mexicanos que forman parte de una gran relación comercial, además sustentada en diversos tratados internacionales, y esa obstinada determinación de construir un muro en nuestra frontera para, según él, proteger a su país de la llegada de más migrantes. Todas estas, medidas adoptadas sin una reflexión seria, dimensionada y objetiva, sino desde una visión sesgada, negativa y particular, ya sea individual o compartida pero no general, que hiere y divide. Se olvida Trump lo importante que es tener una buena relación con sus vecinos.

Con mucha tristeza entre las últimas noticias, sabemos que gobernantes como el Primer Ministro Israelí, lejos de asumirse como líder de un pueblo que ha vivido en carne propia la persecución política y religiosa, apoya al representante moderno de la intolerancia y asume como una “gran decisión” la construcción del muro de Trump. Pero también nos motiva saber que hay quienes convocan a una visión de paz y de unidad como el Presidente de Berlín, y quién mejor que ellos para dar testimonio del retroceso que una medida como esta provoca.

En nuestro país, abrimos el primer día del año con un incremento del 20% a las gasolinas y el diesel, productos de consumo primario para las familias, pero también para el transporte de los más diversos productos, principal motivo de impacto para todo el sector comercial e industrial. Evidentemente, la afectación de esta medida, que sin distingo llega a todos los mexicanos, se está viendo reflejada ya en un incremento del 1.51% de los precios al consumidor, la mayor alza registrada en el mismo periodo desde 1999.

Con esto, se abrió paso para la más amplia gama de protestas, desde las redes sociales hasta las manifestaciones multitudinarias a lo largo y ancho de la República Mexicana, increpando en todos los casos, con fuerte tono, al gobierno y los legisladores que aprobaron las reformas que dieron pie a la liberación del precio de los combustibles y que afectan fuertemente el bolsillo de los ciudadanos.

Pero ello no paró ahí, tristemente los espacios utilizados legítimamente por la sociedad para el ejercer la libertad de expresión y exigir rendición de cuentas de los funcionarios públicos, fueron aprovechados por grupos de intereses particulares para generar disturbios y, absolutamente alejados del propósito de exigir justicia, atacar mediante saqueos en distintos puntos del país. Ello además de lastimar la economía del comercio organizado, robó la bandera de legitimidad a los ciudadanos inconformes y acaparó la atención mediática. El resultado, el gasolinazo pasó a segundo término en la información noticiosa y los perdedores fuimos la mayoría de la sociedad.

Otra de las más tristes noticias dadas a conocer en este primer mes, fue la existencia de una abominable complicidad en el Gobierno del Estado de Veracruz que llevó a la muerte a muchos niños inocentes, que fueron “tratados” de distintos padecimientos de cáncer con agua destilada en lugar de las sustancias farmacéuticas propias de una quimioterapia. Acto más vil no habíamos conocido en muchísimo tiempo. Tal vez no sea el único pero sí el que evidencia de manera brutal cómo impacta la corrupción en la salud de los mexicanos. Hasta ahora, solo la indignación de todos los que estamos al tanto de las noticias y a la espera de resultados de la autoridad judicial y gubernamental para castigar a los responsables de estos actos despiadados.

Creo que es innecesario dimensionar el daño que esto ha causado a los veracruzanos, pero sí considero importante llamar la atención de todos nosotros en que cada vez son menos los escrúpulos de muchos gobernantes, y como ejemplo cito justamente la investigación que existe, o debe existir, en nuestro estado por la muy probable desviación de recursos bajo la simulación de una adquisición de medicamentos, suministros que nunca llegaron a los hospitales y mucho menos a los enfermos que los necesitaban.

Pero de qué nos sirve conocer todos estos hechos, y aún mas los que puedan estar por venir, o incluso aquellos que han sucedido previamente? Pues justamente para estrujar nuestra conciencia y llamarnos a reconducir nuestra forma de vida, a involucrarnos en lo que pasa afuera de nuestra casa y nuestra oficina, para hacernos responsables de lo que sucede en nuestra casa y en nuestro trabajo. Para levantar la voz para señalar al opresor y también para defender al oprimido, para cambiar la apatía por acciones y compromisos.

Amigas y amigos, no tenemos otro camino, lo que está ocurriendo no está cayendo del cielo, es producto de la realidad que estamos viviendo por años, décadas y aún más años en la historia, pero eso no significa que por ello estemos condenados a repetir los más crueles episodios que nuestros antepasados han vivido.

Convirtamos lo que hoy parecen ser amenazas en oportunidades, los buenos somos más, solo tenemos que activarnos y organizarnos como se organizan quienes tienen intención de hacer el mal. Regresemos a los hijos y a todos los que se encuentren bajo nuestra tutela, la enseñanza de valores y de respeto, a trabajar para conseguir lo que requerimos para vivir, a compartir lo que tenemos y a no quitarle a nadie lo que por derecho le corresponde, a ser incluyentes y a tolerar, a aceptar y aprender a vivir con diferencias. Aprendamos a vivir en comunidad, salgamos de nuestro encierro, voluntario o inconsciente, porque TODOS NECESITAMOS DE TODOS!!!

Lariza Montiel Luis
Fb Diputada Lariza Montiel
@LarizaMontiel
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2