×
Verónica Martínez García
Verónica Martínez García
ver +

" Comentar Imprimir
30 Enero 2017 04:00:00
Todos somos México
Como todos sabemos, Donald Trump sigue obsesionado en romper relaciones con nuestro país. Esta semana lo hemos visto en medios y redes sociales, lo primero que ha hecho como Mandatario es firmar dos órdenes ejecutivas relacionadas con nuestro país: una para implementar medidas migratorias y otra para extender ese muro que insiste, nosotros pagaremos.

Sabemos que eso no pasará. El presidente Enrique Peña Nieto lo ha dicho: México no pagará ningún muro. Él ha sido determinante, asume la responsabilidad de defender y cuidar los intereses de México y ha ofrecido y exigido respeto como nación.

La primera respuesta del Gobierno ha sido tomar medidas urgentes de protección a nuestros connacionales: Los 50 consulados de México en Estados Unidos se convertirán en defensorías de los derechos de los migrantes; se brindará la asesoría legal que les garantice protección y se ha hecho el compromiso de que donde haya un migrante mexicano en riesgo, tendrá el respaldo necesario.

No vamos a acobardarnos ante un Gobierno ignorante que desconoce que la política internacional está regida por reglas, ¿cómo pudo decir que el costo del muro se financiará aumentando 20% los aranceles a los productos de origen mexicano?

El estadunidense Paul Krugman, premio Nóbel de Economía, atacó esta propuesta por muchos motivos y comentó además que esa idea de Trump se originó por la humillación de que México le dijo que no. Tanto influyeron sus argumentos, que el jefe de la Casa Blanca salió a desdecir al vocero, quien había dado a conocer esta propuesta.

¿Ignorará también las facultades del United States Congress, la soberanía de estados norteamericanos, la importancia de México en su política de seguridad?

Nosotros podemos estar tranquilos porque Mexico es un país de diálogo, y este Gobierno nunca se ha negado a tener una negociación respetuosa.

Somos un país fuerte, se ha actuado con prudencia y vamos a enfrentar lo que venga con firmeza. El Presidente de Estados Unidos no conoce el tamaño de México y los mexicanos, ni nosotros imaginamos la respuesta de unidad y el espíritu nacionalista que surgiría ente nacionales.

Vamos a salir adelante porque podemos cambiar nuestras relaciones comerciales, podemos adherirnos a los tratados con América Latina y otros países del mundo y vamos a continuar con inteligencia nuestra relación con el país vecino.

Nuestro comercio exterior es muy fuerte, en él intervienen miles de empresas de muchas partes del mundo. El comercio internacional no lo hace México solo, o Estados Unidos, es una cadena mundial.

De acuerdo con el INEGI, nuestro PIB es superior a los 14.1 billones de pesos, con lo cual estamos entre las 15 economías más grandes del mundo. Tenemos, también, una planta manufacturera que hasta 2016 contaba con un valor de producción superior a los 542 mil 600 millones de pesos y una clase empresarial capaz de competir globalmente.

Es momento de rescatar el orgullo, el compromiso y el amor por México, porque como se ha dicho en muchos espacios: “En la política todo se puede negociar, menos la dignidad”. Todos somos México.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add