×
Cholyn Garza
Cholyn Garza
ver +
Cholyn Garza nació en Veracruz. Radica en Piedras Negras, Coahuila desde 1961. Es licenciada en Desarrollo Humano y Diplomada en Derechos Humanos. Se inició profesionalmente en el periodismo en 1995 en el Periódico Zócalo de Piedras Negras. Le preocupa la problemática social y le apasionan los temás políticos.

" Comentar Imprimir
18 Noviembre 2017 04:00:00
Tolerancia
Hace unos días se celebró el Día Internacional de la Tolerancia. Ya sabe usted que actualmente hay un día para todo. Quizás no precisamente para celebrar pero al menos, sí es bueno tener presente ciertos acontecimientos que son importantes en la vida de todos nosotros.

Celebrar, conmemorar o simplemente conocer sucesos, fechas, datos, considero que deben ser recordados haciendo énfasis en ellos. Lo importante es hacer conciencia de un problema que existe, como por ejemplo las enfermedades, que permiten –al darnos cuenta de que existen y el grado de riesgos- unir esfuerzos buscando una solución.

Eso es lo importante: hacer conciencia de que la humanidad está llena de problemas pero que unidos podemos ayudarnos unos a otros.

Los seres humanos en la actualidad están padeciendo enfermedades que han aparecido o tal vez desarrollado debido a diversas causas. Problemas de salud que tratándolos adecuadamente y ante todo, detectándolos a tiempo, puede ejercerse control en ellos y quizás erradicarse.

Lamentablemente existe un problema mayor que nos aqueja a las personas; el relegar los valores, los principios que fueron guía en hogares y parte fundamental en la educación.

Por eso me agradó conocer que existe un día al menos para hablar, recordar algo muy importante en las relaciones humanas: la tolerancia.

Estamos conscientes que practicar la tolerancia no es tan fácil como se supone. Menos hoy en día donde todos creemos tener la razón y donde no pocos pretenden imponer ideas o conceptos creyéndose dueños de la verdad.

Ser tolerante implica un alto grado de respeto y consideración hacia las opiniones de otros. Podemos no estar de acuerdo con lo que otros dicen o cómo actúan y es muy válido, sin embargo debe prevalecer la cordura y el respeto a las ideas de unos y otros.

No hacerlo, equivaldría a caer en la intolerancia.

Ser tolerante no precisamente significa aceptar todo lo que otros pretenden imponer sin defender nuestro punto de vista, nuestras ideas y convicciones. Por supuesto que no.

Debemos ser firmes y manifestar nuestras propias ideas con respeto a los demás, exigiendo también el mismo respeto a nuestras creencias.

No es correcto exigir respeto solo a una parte, cuando a otra se le otorgan todos los derechos. Ser tolerante no implica darle todos los beneficios solo a unos, porque como personas, como seres humanos, todos tenemos los mismos derechos.

Es ahí donde se ha caído en el error de apreciación. Exigencias ante las autoridades, por parte de grupos que enarbolan “banderas” alegando “derechos” y manifestando supuesta “intolerancia” hacia ellos.

Disentir no equivale a atropellar los derechos de otros. Es no estar de acuerdo con algo o con alguien. Para no caer en la arrogancia y la soberbia de unos, que exigen para imponerse, se debe buscar el equilibrio en una sociedad; ese equilibrio deben darlo las autoridades pero es algo que lamentablemente no ha sucedido.

En un mundo globalizado, nos están imponiendo ideas, conceptos, acciones que no son correctas, promovidas por grupos sociales de otros países y por una organización internacional. Se ha caído en un juego perverso de conceptos que nada tienen que ver con nuestros valores.

Ser tolerante de ninguna manera equivale a dejarse arrastrar por lo que no es correcto ni benéfico. Significa ser respetuoso de las ideas de otros, defendiendo nuestras propias convicciones.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2