×
Alma Carolina Viggiano
Alma Carolina Viggiano
ver +
La legisladora es originaria de Tepehuacan de Guerrero, Hidalgo, es abogada por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y tiene especialidades en las materias civil, procesal civil y mercantil en la Ciudad de México, así como diversos diplomados en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y en el Centro de Investigaciones y Docencia Económica (CIDE). Ha sido secretaria general del PRI en Hidalgo y coordinadora estatal de campaña de Miguel Ángel Osorio. Anteriormente ha sido diputada local por el Distrito XV y diputada federal por el 01. Fue la primera mujer en prsidir el Tribunal Superior de Justicia de Hidalgo; fue integrante fundadora del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial. Fue coordinadora estatal de la Comisión Interinstitucional para el Nuevo Sistema de Justicia Penal en Hidalgo; secretaria de Planeación y Desarrollo Regional y secretaria de Desarrollo Social en la misma entidad. Escribir a: [email protected]

" Comentar Imprimir
28 Septiembre 2015 04:11:41
Trabajo doméstico
El pasado 22 de septiembre tuve la oportunidad de presentar ante el Pleno de la Cámara de Diputados una iniciativa en materia de trabajo doméstico que tiene el objetivo de ampliar y asegurar todos los derechos de las personas que se dedican a esta actividad para mejorar su calidad de vida y laboral.

La Organización Internacional del Trabajo ha estimado que en el mundo existen alrededor de 52 millones de personas dedicadas a actividades de aseo o asistencia en el hogar y al menos el 80% de ellas son mujeres. En México, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), hay por lo menos 2.3 millones de personas que prestan servicios domésticos, de las cuales el 95% son mujeres.

Sin duda, cualquier trabajo honesto y decente debe ser protegido por la ley para asegurar que quien lo realice no sea objeto de abusos, discriminación o explotación. Sin embargo, las trabajadoras domésticas merecen atención especial, ya que durante años han sido ignoradas, y pese a algunas reformas no se ha logrado que mejoren sustantivamente su calidad de vida y que tengan la esperanza de un futuro mejor.

Actualmente, en la ley existe una sobreestimación del valor que tiene el suministro de alimentos y habitación a trabajadores domésticos, que equivale al 50% de su percepción total, por ello, mediante esta iniciativa he planteado que la estimación del valor de habitación y alimentos para los trabajadores, no exceda el equivalente al 25% de su salario. De esta manera se pretende evitar que los patrones reduzcan el salario que se merecen sus trabajadores escudados en esa disposición.

Por otra parte, es necesario asegurar un salario mínimo especial, por lo que la iniciativa considera el equivalente a dos veces el salario mínimo vigente en el Distrito Federal, que para este año equivaldría a 140 pesos por día. En la Ley Federal del Trabajo, la obligación de establecer el salario especial de trabajadores domésticos está a cargo de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos, pero hasta ahora ha sido omisa al respecto.

También he planteado la obligación de distribuir el horario de trabajo de los trabajadores menores de 18 años pero mayores de 15, de tal forma que no sean privados de la escolaridad obligatoria y que no se vean comprometidas sus oportunidades para acceder a la enseñanza media superior o a una formación profesional.

Con el fin de promover la igualdad de género y cambiar el estereotipo del trabajador doméstico he propuesta una definición que alude a “toda persona, independientemente de su género”, he propuesto precisar que los trabajadores domésticos tienen derecho a una jornada mínima de ocho horas, al pago de horas extras, a los días de descanso previstos en esta ley, prima vacacional, derecho a indemnización en caso de despido injustificado, prima de antigüedad, entre otros, para evitar interpretaciones que perjudiquen al trabajador.

No obstante esta propuesta, se debe reconocer que el desconocimiento de los derechos es uno de los principales problemas que afectan a los trabajadores mismos, pero también es un problema en quienes tienen la obligación de conocerlos para garantizar su efectividad, como es el caso de personal del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

De acuerdo con testimonios de personas que han intentado dar de alta en el régimen obligatorio a sus trabajadoras y trabajadores domésticas, se ha detectado, el problema de que el personal del IMSS no conoce los procedimientos, ni los requisitos que deben verificar para realizar el trámite, convirtiéndolo en un procedimiento tardado y lleno de dificultades que seguramente ha causado que más de un patrón desista en su intento de asegurar a su trabajador.

Todo trabajo es digno y debe prestarse en condiciones adecuadas, es por ello, que en la Cámara de Diputados todos los partidos políticos aprobamos un punto de acuerdo para exhortar al Presidente de la República para que suscriba el Convenio 189 y la Recomendación 201 de la Organización Internacional del Trabajo, sobre trabajo decente de las trabajadores y los trabajadores domésticos, lo que junto con esta iniciativa implicaría que el Estado mexicano cumpla con el compromiso de mejorar las condiciones laborales de este sector de la población, así como reconocer y proteger sus derechos básicos.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add