×
Dan T
Dan T
ver +
[email protected]

" Comentar Imprimir
08 Mayo 2018 04:06:00
Transaxuales
Este chiste es un clásico: un espía británico que iba huyendo de los alemanes en la Segunda Guerra Mundial, se metió en un convento y le explicó a la madre superiora que necesitaba esconderse, porque si lo atrapaban los nazis, lo fusilarían. Como en la puerta del convento ya se escuchaban los golpes de la Gestapo, la religiosa escondió al espía bajo su hábito. Justo en ese instante entró el capitán nazi vestido de negro y le preguntó:

–Madre, ¿ha visto por aquí a un espía británico?

–Por supuesto que no, Herr Hauptmann –respondió la monja y el espía en agradecimiento le besó la rodilla.

–¡No me mienta, monja! Sabe que puedo echarlas a todas ustedes de aquí y quemar el convento si descubro que me engaña.

–Le juro que no, Herr Hauptamann. ¿Por qué pondría yo en riesgo a mis hermanas, capitán? –volvió a mentir la monja y el espía, en agradecimiento, le dio otro beso, ahora en el muslo.

–Muy bien, pero si sabe algo o ve algo sospechoso, debe usted reportarlo de inmediato.

Tras salir el capitán alemán del convento, el espía salió por debajo de la falda de la religiosa y, seductoramente, le preguntó:

–Madre superiora, si hubiera mentido una tercera vez por mí, ¿se imagina dónde la habría besado?

–¡Me habrías besado un huevo, pendejo! –dijo la monja cambiando la voz a una muy varonil y quitándose el hábito– ¡Yo también soy espía!

Acabo de leer una noticia que confirma que los mexicanos somos lo peor que le pudo pasar a México. Resulta que en Oaxaca, 17 infelices fueron ante la autoridad electoral, dijeron ser transexuales y se registraron como candidatos en lugares que estaban reservados ¡para mujeres! Obviamente, la culpa no es de quien los registró, sino de quienes hicieron la transa. Porque me imagino que el funcionario que se hizo cargo del trámite solamente les pidió su identificación y su comprobante de domicilio, y no les dijo: “A ver, enséñeme cómo andan las cosas allá abajo”, ¿verdad?

Es decir, durante años se ha luchado para que hombres y mujeres tengan las mismas oportunidades de ser postulados a alguna candidatura. Cuando por fin se tiene, salen estos desgraciados a fingir que son lo que no son, porque en realidad siguen siendo lo que son y le dan la vuelta a la ley. ¡No tienen madre! Ya sé que nadie me va a preguntar, pero si lo hicieran, yo propondría que, como castigo, estos transaxuales (que transan con la transexualidad), si ganan su elección, sean obligados a vivir los 3 años de su mandato como mujeres. Si no quieren cortarse aquello, está bien. Nomás que se pongan todos los días vestido, que salgan así a la calle para que sientan lo que es que las acosen, que les digan vulgaridades y que las rebajen nomás por ser mujeres. Que aprendan a lo largo de todo su encargo que si esos lugares son para mujeres, no es por su linda cara, sino como una medida mínima de justicia para equilibrar las cosas, porque, ¡carajo!, no faltan los ojetes que quieren pasar por encima de ellas.

Es eso o nos cooperamos entre todos y que les hagan la jarocha.

UNA PIEDRA EN EL CAMINO

¿Alguien me puede explicar por qué es noticia que a la cantante Belinda le sacaron piedras de los riñones? La noticia habría sido que le sacaran una buena idea de la cabeza o que, al menos, le saliera bien la voz. Lo más increíble es que nos enteramos porque ella misma subió a Twitter una foto tipo “así como que me duele mucho y no me doy cuenta de que me la tomas” y otra de… ¡sus piedras! ¿Cuánto me darán las revistas del corazón por unas fotos de mis mocos? ¡Se aceptan ofertas!

¡Nos vemos el jueves!
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2