×
Rafael Loret de Mola
Rafael Loret de Mola
ver +
Rafael Loret de Mola Vadillo (Tampico, Tamaulipas; 25 de octubre de 1952). Periodista y escritor mexicano, conocido por ser uno de los más serios críticos del sistema político mexicano. Sus libros, muchos de los cuales han sido best-sellers, contienen información confidencial sobre numerosos actores políticos de México. Jamás ha sido desmentido públicamente.

" Comentar Imprimir
21 Julio 2017 04:00:00
» Tremendas heridas
Murió Liu Xiaobo, uno de los grandes hombres de este siglo y ganador del Preimo Nobel en 2010, mientras purgaba sentencia por subversivo al alentar la igualdad y la justicia; en Perú, en cambio, se dictó arresto provisional al ex presidente Ollanta Humala mientras en Brasil, Lula da Silva desafía a sus juzgadores, que le sentenciaron a nueve años y medio de cárcel, y les asegura que estará listo para 2018. ¿Y en México? Los funcionarios púbicos -no públicos-, aseveran que sirven al país acumulando años como burócratas aunque sean asesinos por negligencia, tal el caso de Gerardo Ruiz Esparza, quien debiera renunciar si tuviera un atisbo de vergüenza y dignidad, tras las denuncias de que, cuando menos, su “Paso Exprés” por Cuernavaca ha causado ya VEINTE MUERTOS. Pero estamos en México... donde la reina impunidad va de la mano con la aristocracia perfecta.

Ollanta es acusado por sus vinculaciones con el caso Odebrecht, llevado a los más a los más altos niveles por Marcelo Odebrecht, hijo del fundador de la empresa constructora de Brasil con enorme capacidad de accionar, mediante las clásicas “mordidas” en naciones de África y América, incluyendo México y los Estados Unidos –pero curiosamente no en Brasil donde otras compañías adherentes tienen mayor peso-, y se entregó de manera voluntaria cuando el escándalo se viralizó mediante las redes sociales como suele suceder en estos días cuando la información impresa parece de anteayer cuando aparece.

El caso es que Odebrecht también hizo del gobierno mexicano una de sus cúpulas con dinero sucio gracias a las facilidades brindadas por el presidente Peña y, claro, el ya mencionado Ruiz Esparza, cuyas décadas en el gobierno no fueron para servir al país, como pomposamente exclaman quienes ocupan cargos públicos desplazando a los demás asalariados, sino para servirse del mismo. Las consecuencias están muy a la vista y no se requiere subrayarlas más. Es un criminal, sin atajos ni eufemismos.

Y también lo son, por atentar contra la estabilidad nacional, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, en funciones de primer ministro capaz de manejar a sus anchas a la Secretarías de la Defensa y Marina, cuyos saldos son los de “más sangre, sudor y lágrimas”, parafraseando a Winston Churchill capaz, éste sí, de ganar una guerra para exaltar su propia gloria –no la de los
británicos-.

Odelbrecht es hoy el punto y aparte de la corrupción internacional y una de las redes más contaminadas por el mal uso las “comisiones” y de los intereses soterrados; y, pese a ello, ninguna indagatoria se ha abierto en México, donde la empresa hincó el diente hasta tocar hueso, porque de hacerlo saldría a la luz apellidos tan célebres como Peña, Ruiz Esparza, Osorio y, sobre todo, Videgaray. La historia, no me cabe la menor duda, los castigará y hará pagar a sus descendientes.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



0 0 1 2 3 4 5 6