×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
18 Noviembre 2016 04:00:00
Tribalismo
Nos han enseñado a ver el nacionalismo como una virtud, no sólo a nosotros los mexicanos sino a los habitantes de todos los países del mundo. Lo curioso es que el estado-nación es una entidad social relativamente reciente, a lo mucho de fines del siglo 15, aunque la mayoría de los estados-nación de la actualidad surgieron entre el siglo 18 y el 20.

El nacionalismo es, en realidad, una extensión del tribalismo de las viejas comunidades humanas. El ser humano fue desde sus orígenes un animal gregario. Las comunidades tenían ventajas evolutivas si colaboraban entre sí no sólo para cazar y enfrentarse a amenazas del mundo animal, sino también para confrontar a otras tribus.

Mucho se ha alabado el sentido solidario de las tribus de la antigüedad. Los miembros de una tribu se tenían confianza unos a otros y se ayudaban entre sí. El sentido de identidad de la tribu, sin embargo, tenía también importantes consecuencias negativas.

Algunos académicos han postulado por razones ideológicas o románticas que las antiguas sociedades tribales recolectoras vivían en una especie de paraíso terrenal en que no había guerras y las comunidades eran generosamente solidarias, pero Lawrence Keely ha señalado en War Before Civilization: The Myth of the Peaceful Savage (Oxford University Press, 1996) que no sólo había guerras entre tribus, sino que estas eran más letales que las contemporáneas en proporción de las poblaciones involucradas.

El tribalismo, como el nacionalismo, supone que el otro, el extraño, el diferente, el extranjero, el que no es miembro de la tribu, es por definición un enemigo que debe ser derrotado o aniquilado. Esta actitud se traduce en exclusión sistemática o en violencia. El racismo y la discriminación, como el nacionalismo, son formas de tribalismo.

La historia ha sido testigo de momentos de gran nacionalismo o tribalismo y otros de globalización, que sería la tendencia contraria. En muchas ocasiones en la historia alguna ciudad-estado con capacidad particular para la guerra conquistó territorios vecinos e incluso lejanos, pero el Imperio Romano se distinguió de muchos otros por tratar de establecer un sistema de gobierno unificado para los territorios conquistados. Eran los principios de la globalización. En China, también, se logró formar un gobierno central en un amplio territorio con grupos tribales y étnicos distintos.

Otros momentos de globalización en la historia han resultado en una mayor prosperidad y una mayor colaboración internacional. El periodo después de la Segunda Guerra Mundial ha sido particularmente fructífero y nos ha dado instituciones trasnacionales y globales como las Naciones Unidas, la Unión Europea y el Tratado de Libre Comercio que han generado comercio y prosperidad y han disminuido las guerras entre sus miembros. Las viejas desconfianzas, sin embargo, nunca terminan. Hoy vemos un retroceso importante con los votos populares del Brexit y la elección de Donald Trump en los Estados Unidos.

Esperemos que este retroceso sea sólo temporal. La historia ha ido dejando atrás el tribalismo de manera gradual y acercándose a una mayor globalización. Para seguir avanzando, y evitar estos retrocesos, necesitamos dejar de enseñar a los niños las virtudes del nacionalismo, de la exclusión de los otros, del tribalismo, y hacerles comprender que todos los seres humanos somos iguales y podemos trabajar juntos para beneficio de todos.

Tasa de interés

La Junta de Gobierno del Banco de México se ha visto obligada a subir nuevamente la tasa de interés de referencia. La elección de Donald Trump genera nuevos riesgos para México. Elevar las tasas de interés es una forma de enfrentar este nuevo y complejo escenario.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add