×
Guillermo Robles Ramírez
Guillermo Robles Ramírez
ver +
Licenciado en Comunicación en la Universidad Iberoamericana Plantel Laguna, Posgrado el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Monterrey, Director General de la Agencia de Noticias SIP, Premio Estatal de Periodismo en el 2011 y 2013 en la categoría Columna de Opinión, reconocimiento de labor periodística de la Unión de Periodistas del Estado de Coahuila, Presea Trayectoria "Antonio Estrada Salazar" 2018

" Comentar Imprimir
21 Mayo 2018 04:00:00
Tribu de jóvenes para quedarse: darks
En estos tiempos es muy notorio la influencia de las vestimentas entre los jóvenes, en donde existe una variedad enorme tendencias y corrientes según la moda con la que se visten.

Algunos simplemente siguen a sus ídolos de la pantalla grande o artistas, así como cantantes, en la búsqueda de su propia identidad a través de imitando a otros.

Sin embargo, no todas las modas o tendencias duran, pero hay algunas que se conservado durante años.

Así que la luna llena es para lo que para otros pudiera significar una hermosa noche romántica, para los darks es el llamado de la oscuridad al encuentro con los aliados de las tinieblas.

Su extravagante vestimenta y calzado, que aparenta poca comodidad se hace presente en muchas ciudades en Coahuila, despertando a su paso las miradas morbosas del resto de los transeúntes al caminar entre los coahuilenses, sin embargo, esto no los intimida caminando siempre con la vista al frente, marcando la indiferencia de los darketos de las pupilas amarillas, rojas y blancas.

Poco a poco se adentran en la oscuridad de los diferentes municipios de Coahuila. La figura de sus sombras contrasta con las fachadas de las ciudades y su refugio sigue siendo las sombras del día languidece.

Pareciera que por sus atuendos guardan un luto generalizado, pero en realidad es parte de una cultura adoptada que se extendió desde Inglaterra y que tiene que ver con una tendencia “vampiresca”.

Se concentran entre sí en puntos predeterminados, su grupo es tan cerrado que el ingreso es nulo para quienes no se identifiquen con ellos y con la ancestral cultura anglosajona, sin embargo, no hay tal hermetismo cuando se trata de dar a conocer que los darks nada tienen que ver con cuestiones satánicas, uso o consumo de drogas o cualquier situación que les involucre como una secta agresiva aún con su estrafalaria forma de vestir.

Simple y sencillamente quieren seguir guardando ese misticismo que los relaciona con los vampiros y que los ubica como aliados de la noche.

Un dark puede ser visto de varias formas por la sociedad tan moralista como es la nuestra, los calificativos a los que se hacen acreedores los ubican como “inadaptados” por los fresas o niños bien y como unos frustrados “tontos” que solo quieren llamar la atención, en fin, hay muchas formas de identificar a un dark, pero la verdad es que es una forma de vida que invita al arte, música y vestimenta.

En México los darks llegaron a finales de los 80´s, éstos siempre vestidos de negro suelen usar ropa estilo aristocrático de épocas pasadas, usan crucifijos, anillos y collares, algunas veces con motivos religiosos, aunque también con figuras de murciélagos, calaveras y arañas; maquillan su rostro para ofrecer una apariencia de personas sin vida, pero con movimientos; incluyen una textura en los labios que realza más la impresión de un zombi.

Los darks por todas sus características, tienen una forma de ver la vida muy deprimente y desilusionada, éstos prefieren vivir de noche como si se trataran de cuervos cuidando la ciudad o criaturas que se alimentan de la luz de la luna.

La identidad y la cultura son parte medular del ser humano, se trata de exponer una visión muy personal de lo que son los darks, sus expresiones y una posible ruta de desarrollo.

Estos jóvenes culturalmente hablando, son conservadores, provienen de clase media y alta; sus aquelarres incluyen altas dosis de oscuridad, temas musicales muy distintos a los comerciales, pero sin ninguna tendencia satánica.

La vestimenta no hace a nadie. Usar traje no es sinónimo de decencia ni andar de negro te hace un delincuente, equivocadamente se juzga mal por el simple hecho de vestir diferente.

Ese estigma social ya se rompió pues solo hay que ver como muchos banqueros y políticos, en especial estos últimos han cometido los peores actos ilícitos y en ambos usan vestimentas elegantes siendo el traje formal la que predomina. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) http://www.intersip.org
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2