×
Químico del Amor
Químico del Amor
ver +

" Comentar Imprimir
03 Abril 2017 03:00:00
¿Tu relación se está volviendo tóxica?
Esta pregunta es enviada por una amiga de redes sociales. Nueve de cada 10 decisiones son inconscientes, las tomamos con base en lo que sentimos, por instinto animal, como homo sapiens que somos. Buscamos pareja para reproducirnos, desde ahí empezamos a hacer equipo. Cuando llegan los hijos, necesitamos del compañero para cuidarlos. De manera natural, el hombre tiene 11 veces más testosterona, por lo cual desarrolla mas músculo para realizar tareas más rudas y pesadas. En el mundo animal el macho caza y la hembra cuida de las crías. En nuestro mundo civilizado dichas tareas se han modificado, hombre o mujer pueden desempeñar las mismas ocupaciones, lo cual ha creado confusión y ha aumentado la cantidad de conflictos en la distribución de las responsabilidades.

Nos falta desarrollar otras habilidades naturales como la empatía, la negociación y en resumen la capacidad de trabajar en equipo por una meta en común. Nos llena de orgullo sentir que hicimos las cosas solos, que no necesitamos de nadie para ser felices y es cierto, no necesitamos de nadie para sobrevivir, ni siquiera para ser felices, pero… por naturaleza somos seres gregarios, tenemos la necesidad de formar comunidades, la fuerza del equipo obtendrá mejores resultados que el esfuerzo individual.

Por ejemplo: Ambos trabajan, uno tiene crédito para sacar una casa y el otro no, así que uno obtiene la casa y el otro paga los servicios y la alimentación. Uno tiene carro y el otro no, así que salen media hora antes para que todos sean puntuales. Hacen equipo. Uno hace de comer y el otro lava los trastes, etc.

Aunque los motivos por los que contraemos matrimonio son diversos, la vida matrimonial tiene factores en común: Mucho trabajo, muchas responsabilidades y poco sexo. Una pareja que lucha por darle lo mejor a sus hijos comúnmente tiene que trabajar tiempo extra, endeudarse, lo cual provoca la elevación de 2 moléculas en el organismo: el cortisol y la adrenalina, en niveles bajos nos ayudan a activarnos y resolver problemas, en niveles altos, provocan dolores de estómago, cabeza, espalda, insomnio e irritabilidad.

Así que tenemos a dos personas cansadas, presionadas y sin tiempo libre, lo cual es otro ingrediente para discutir frecuentemente. Además hay personas “dependientes”, este tipo de trastorno se forma en la niñez y se caracteriza por personas egocéntricas, abusivas, individualistas y excéntricas. Son personas que quieren que todo se haga a su manera, son exageradamente necios, no ceden en las discusiones, en casos más graves ni siquiera escuchan. Lamentablemente estos individuos encuentran a su pareja ideal: “el codependiente”, el cual es lo contrario: Son personas inseguras, con baja autoestima, que se preocupan exageradamente por el bien de su pareja sacrificando la tranquilidad o salud propia. Son la típica chica que se enamora del novio abusivo, adicto, violento, y que inocentemente piensa “mi amor lo va a cambiar”. Es el típico joven que se enamora de la chica abusiva, egoísta, que siempre lo ve inferior.

Desde el inicio, esta pareja no es equipo, todo lo contrario, son esclavo y amo. (codependiente-dependiente) sin embargo el codependiente esta peor porque soporta el abuso constante. Un codependiente se caracteriza por la incapacidad para establecer límites sanos en una relación, cede demasiado y tiene muy baja autoestima. Por ejemplo, la chica descubre la infidelidad de su novio, y ella se siente culpable y lo justifica diciendo: “es que he aumentado de peso, ya no soy tan atractiva, etc”, el codependiente justifica el maltrato.

¿Las discusiones son muy intensas? ¿Tu pareja es demasiado celosa? ¿Te prohíbe ver a tus amigos? ¿Quieres saber más? Facebook: el químico del amor. (En el muro encontrarás mucha información gratuita).

¿Él ya no es romántico, detallista ni cariñoso? ¿Hace mucho que no hacen el amor? ¿Prefiere estar con sus amigos o trabajar todo el día a estar contigo? Asiste a la conferencia del 27 de abril, cupo limitado reserva 844 1000 862. ¿Quieres que el dolor termine? ¡Tengo la solución! Separa tu cita.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2