×
David Boone de la Garza
David Boone de la Garza
ver +

" Comentar Imprimir
08 Mayo 2016 02:00:40
Un déjà vu llamado Dolores
Hace unos meses vi una película conmovedora que me hizo reflexionar sobre la vida y la esperanza; una producción basada en una historia de la vida real: The first grader (El primer grado o El escolar) (2010). El protagonista es Kimani Maruge, un keniano de 84 años que se hizo famoso por haber sido reconocido en el Libro Guinness de los récords como la persona que comenzó a estudiar a la edad más avanzada. La de Maruge es la historia de un hombre que vivió en la pobreza, que fue jornalero y cuidador de cabras; desplazado, torturado e instalado en un campo para refugiados. Historia que, sin embargo, trascendería las fronteras de su país como ejemplo de tenacidad y justicia. En el 2005 fue invitado por la ONU a dar su testimonio en la Cumbre Mundial que ese año tuvo lugar en Nueva York.

Traigo a cuento esta experiencia porque tuve un déjà vu, la extraña sensación de ya haber visto una nota publicada en Zócalo Saltillo. “Concluye estudios de primaria a los 89 años”, es el título de un texto con el que se da a conocer que en Coahuila tenemos nuestra propia versión de Kimani Maruge. Pero con dos méritos adicionales que, sin desestimar los del longevo estudiante africano, hacen de éste un caso propio de ser reconocido y difundido: es mujer y de edad más avanzada. Nuestro orgullo se llama Dolores Espinosa Monreal y es originaria del municipio de General Cepeda. Dolores concluyó sus estudios de primaria en el IEEA y recibió su respectivo certificado la semana pasada de manos del director general del INEA y del gobernador del estado. Como muchas mujeres, Espinosa, perteneciente a una familia grande y de escasos recursos económicos, fue injustamente destinada a las labores del hogar. Pero la vida le brindó una nueva oportunidad o, más bien, hizo que la vida le brindara una nueva oportunidad, y la aprovechó.

El derecho a la educación de calidad es un derecho humano que el Estado debe respetar, promover y garantizar. La educación es la vía más segura y eficaz para la movilidad social, para combatir la pobreza, la desigualdad y la marginación; la principal herramienta de empoderamiento. Es por ello que ha sido ampliamente regulada en el derecho nacional e internacional, e interpretada judicialmente. A manera de ejemplo, en el Artículo 13 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales se establece que los países reconocen el derecho a la educación, la cual debe orientarse hacia el pleno desarrollo de la personalidad humana y del sentido de su dignidad, y debe fortalecer el respeto por los derechos humanos y las libertades fundamentales.

En México hay 4.7 millones de personas de 15 años y más que no saben leer ni escribir; en Coahuila son poco más de 40 mil (INEGI). Aunque en nuestra entidad el problema del analfabetismo casi se resuelve, persisten dos retos que debemos superar: elevar los niveles y la calidad de la educación. Mientras eso sucede, labor que nos corresponde a todos, casos como los de Maruge y Dolores nos recuerdan que, sin importar la edad ni las condiciones de vida, persisten la esperanza y el ánimo de superación.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2